Foto Rosimar Sánchez

A dos días de la implementación del plan “Victoria a todo motor”, las filas para comprar gasolina no han desaparecido por completo, sin embargo este viernes se observó menor afluencia de vehículos en las estaciones de servicio subsidiadas.

Durante un recorrido por gasolineras de Valencia, San Diego y Naguanagua se apreció que las filas estaban menos congestionadas comparadas con las de días anteriores.

En horas de la mañana de este viernes, la cola para surtir en la E/S La Isabelica era de unos 30 vehículos y fluía con rapidez puesto que solo estaban aceptando efectivo como método de pago.

Un funcionario policial aseguró que se mantuvieron operativos toda la madrugada del viernes.

En la E/S Los Samanes no cumplieron con la meta de expender combustible por 24 horas continuas porque la gasolina se acabó casi a las 4:00 de la mañana, indicaron integrantes del movimiento Juventud Psuv.

A las 10:00 de la mañana de este viernes no había iniciado el despacho porque se encontraban a la espera de la cisterna.

Edson López era uno de los poco más de 50 conductores que permanecían en la fila.

Es la segunda vez que hace cola desde que inició el nuevo esquema de venta y distribución de gasolina el pasado 1 de junio. “La primera vez tuve que hacer cola de un día para otro pero hoy está mucho más corta”.

Este optimismo no lo comparte Jotan Lozada, de 71 años, quien nunca imaginó que tendría que llegar a las 3:30 de la noche a una estación de servicio para poder equipar el tanque de su vehículo.

“Han bajado un poco las colas pero igual este sistema es malísimo, no es posible que uno tenga que estar horas aquí. Yo trabajé muy duro en mi juventud para llegar a una vejez tranquila y plácida”, expresó.

La fila de carros para surtir en la E/S Los Samanes iniciaba en la calle Mercedes cruce con circunvalación y se extendía por poco más de una cuadra.

En la E/S La Flor despacharon combustible de forma continua hasta las 7:00 de la mañana de este viernes y retomaron la venta pasadas las 10:30 de la mañana, luego que la cisterna descargó.

Engely Gutierrez llevaba una hora en cola y tenía unos 30 carros por delante. Es su segundo intento para surtir gasolina. “La primera vez pasé casi tres días en cola y no pude, salí enfermo de esa cola. Hoy llegué como a las 9:30 de la mañana y creo que saldré más rápido”.

La fila de conductores llegaba hasta el Hiperlíder de Flor Amarillo. En esta estación solo aceptaban bolívares y divisas en efectivo porque la plataforma de Biopago estaba caída.

En la E/S Aeropuerto, frente a La Flor, suministraron gasolina hasta las 10:00 de la noche de este jueves.

La cola era de aproximadamente 80 vehículos, terminaba a la altura de Valcro.

Una funcionaria del Instituto Nacional de Tránsito Terrestre señaló que la afluencia de vehículos fue menor porque los conductores aprovecharon para surtir en horas de la madrugada en la estación La Flor que sí se mantuvo operativa.

En San Diego las colas avanzaron

Foto Rosimar Sánchez

La fila de vehículos para surtir en la estación de servicio Los Harales se extendía por casi tres cuadras pero se observó que fluía con rapidez.

“Llegué hace como media hora y ya he avanzado bastante”, dijo Juan Calderón, usuario.

Un funcionario policial indicó que el despacho fue continuo toda la noche. Agregó que durante el día se mantiene el plan pico y placa pero en la noche pueden surtir otros vehículos indiferentemente del número del terminal de la placa.

En la E/S Montemayor el panorama era similar. Había una cola poco congestionada que avanzaba con rapidez.

Los usuarios podían cancelar con Biopago, tarjeta de crédito y efectivo.

Eli González llevaba 20 minutos en la cola para surtir en la estación de servicio Bosqueserino y tenía unos 15 carros delante de él. Señaló que avanzaba con fluidez.

En esta gasolinera solo aceptaban efectivo debido a que las fallas de conectividad en la zona impiden usar otros métodos de pago, aseguró un funcionario policial.

En las estaciones visitadas se mantiene el esquema de pico y placa, pero los encargados señalaron que pueden atender a otros vehículos con terminales de placa diferentes al del día siempre que no hayan colas largas y dispongan de suficiente combustible.

En Naguanagua las colas disminuyeron

Pese a que en la E/S Naguanagua no trabajaron las 24 horas continuas, en horas de la tarde de este viernes la fila de carros no era extensa.

Foto Rosimar Sánchez

“Me metí aquí porque me sorprendió ver la cola corta. Yo vivo cerca y no había podido echar porque todos estos días estaba muy larga”, expresó Antonio Melado.

En la E/S Santa Ana tampoco se cumplió con el despacho 24 horas. La gasolina se acabó aproximadamente a la 1:00 de la mañana y comenzaron a surtir nuevamente pasadas las 9:00 de la mañana.

El supervisor jefe Jonny Becerra, subdirector de la Policía de Naguanagua, indicó que la cisterna les despachó 37 mil litros de gasolina y se mantendrán operativos hasta que se acabe el combustible.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.