(Foto Referencial)

Donald Trump volvió a hablar el martes de la crisis en Venezuela. Y esta vez fue en uno de los eventos políticos más importantes del año, el Discurso sobre el Estado de la Unión.

Y aunque Trump no insistió en que la “opción militar” en Venezuela sigue sobre la mesa, como ha venido haciendo la Casa Blanca los últimos días, sí reiteró su apoyo a Juan Guaidó como “presidente encargado” del país.

Trump, además de con este reconocimiento a Guaidó, busca forzar la salida del presidente Nicolás Maduro con sanciones a las ventas de petróleo venezolano a Estados Unidos, afectando la principal fuente de ingresos del país sudamericano.

Según un trabajo difundido por  BBCmundo, la inédita medida reveló que la Casa Blanca de Trump está dispuesta a llegar hasta donde nadie se había atrevido en su cuestionamiento al gobierno de Maduro.

¿Pero qué está buscando exactamente Estados Unidos en Venezuela?

¿Democracia o petróleo?

Oficialmente, la implicación del gobierno de EE.UU. en esta crisis busca lograr “la restauración de la democracia en Venezuela”, para lo cual Trump anunció que usaría “todo el peso económico y diplomático” de la primera potencia del mundo.

El gobierno de Maduro, sin embargo, le acusa de tener ambiciones imperiales y de querer hacerse con el control del país con las reservas probadas de petróleo más grandes del mundo.

Pero algunos expertos dudan sobre el peso de esta motivación. “A mí el argumento petrolero me resulta poco convincente”, le dice a BBC Mundo Carlos Malamud, investigador principal sobre América Latina del Real Instituto Elcano, con sede en Madrid.

Para Malamud, el petróleo ha estado allí desde la llegada al poder del fallecido presidente Hugo Chávez y Washington evitó durante mucho tiempo inmiscuirse en la crisis venezolana. “Estados Unidos ha sido el principal comprador de petróleo venezolano y esta es una gran paradoja: la autodenominada Revolución bolivariana pudo llevarse a cabo gracias a los dólares estadounidenses, sin los cuales habría sido muy difícil que el proyecto chavista hubiera salido adelante como lo hizo”.

Además, agrega que gracias a la explotación del petróleo y del gas de esquisto, Estados Unidos se ha hecho mucho menos dependiente de las importaciones.

Es por eso que, desde el punto de vista del abastecimiento de los mercados es mucho más importante lo que ocurre en Medio Oriente que lo que pasa en Venezuela.

Ni muro ni Maduro

Malamud considera que Washington es un actor decisivo en la dura resistencia que está enfrentando Maduro para mantenerse en el poder pero advierte que esta se debe a una confluencia de varios factores.

Entre estos destaca la llegada a la presidencia de la Asamblea Nacional de Juan Guaidó, la movilización de la comunidad internacional que estaba frustrada al ver que fracasaban todos los esfuerzos de negociación para restablecer el funcionamiento de las instituciones democráticas en Venezuela y la ola migratoria de venezolanos, que da dimensiones regionales a la crisis de ese país, pues millones de sus ciudadanos están huyendo, principalmente, hacia Sudamérica.

El experto considera, sin embargo, que más que estos factores sobre la decisión de la Casa Blanca de aumentar la presión sobre Maduro pueden estar pesando las próximas elecciones presidenciales de 2020, en las que se espera que Trump busque la reelección. “Su proyecto estrella, la construcción del muro en la frontera con México, está totalmente empantanado. Con el control que lograron los demócratas en la Cámara de Representantes y la llegada al poder en México de López Obrador, sus expectativas de lograr avanzar en esta propuesta están bloqueadas. La crisis venezolana, frente a un Maduro muy debilitado, le va a permitir seguir movilizando a sus sectores más fieles“.

Benjamín Gedan, quien fue miembro del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca durante el gobierno de Barack Obama y que ahora es asesor del programa latinoamericano del Centro Woodrow Wilson, un instituto de investigaciones con sede en Washington, señala que es difícil entender las motivaciones de la Casa Blanca. “El presidente Trump no es un defensor de los derechos humanos ni de instituciones democráticas. Pero en este caso, él desde el primer momento tomó la decisión de tener una política muy dura hacia la crisis venezolana”.

Gedan cree que esto puede deberse a motivos electorales. “Es posible que el gobierno de Trump esté buscando una crisis que se pueda resolver para obtener un éxito importante antes de las elecciones, pero más que eso es la cuestión de Florida, donde hay una comunidad de venezolanos y de otros latinoamericanos que son muy favorables a la política dura de Trump frente al gobierno de Maduro”, apunta.

Gedan señala que el hecho de que se actúe ahora también puede estar influenciado por el hecho de que las crisis humanitaria y migratoria de Venezuela han empeorado mucho en los últimos dos años.

El especialista también apunta a un choque ideológico.

Lee el trabajo completo en BCmundo




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.