Personal especializado, diluyentes y otros insumos están siendo proporcionados a Venezuela por parte del gobierno de Irán, con el fin de reactivar el Complejo Refinador de Pdvsa Amuay en estado Falcón.

Estrangulada por Estados Unidos, en un esfuerzo por aislarlo de los mercados financieros, Venezuela está recibiendo ayuda de este país aplastado por las sanciones estadounidenses: Irán, reseña Bloomberg.

Teherán comenzó a entregar componentes de mezcla utilizados para producir gasolina, según personas familiarizadas con el asunto. La República Islámica también está suministrando trabajadores y equipos para la refinación de petróleo, y los países han discutido la posibilidad de llevar cargamentos de gasolina a Venezuela, dijeron las personas.

El soporte llega en un momento crítico. Mientras el resto del mundo lidia con un exceso de oferta masiva que ha afectado los precios de la energía, Venezuela se está quedando rápidamente sin combustible.

Las sanciones a los comerciantes rusos el mes pasado detuvieron abruptamente los suministros claves para la nación, que ya se enfrenta a la hiperinflación, la escasez de alimentos y el coronavirus.

La crisis ha acercado a Venezuela aún más a su antiguo aliado Irán, cuya economía también se ha visto afectada después de que las restricciones de EE. UU. cortaron gran parte de su comercio exterior.

Nicolás Maduro, y su homólogo iraní, Hassan Rouhani, reafirmaron la semana pasada sus planes de cooperar en proyectos energéticos, agrícolas y financieros, así como en la pandemia de COVID-19, dijo el Ministerio de Relaciones Exteriores de Venezuela.

Desde entonces, el transportista sancionado con sede en Teherán, Mahan Air, ha estado volando aviones a la costa norte de Venezuela para entregar mezclas de gasolina, así como técnicos de transporte y piezas de repuesto para ayudar a reparar una de las refinerías más grandes del mundo, la planta Amuay de Pdvsa, dijeron las personas.

El régimen de Maduro también está considerando comprar cargas de gasolina terminada de la República Islámica a través de intermediarios. Los suministros de combustible son cruciales para Venezuela, ya que sus limitados inventarios de gasolina se racionan tanto para los militares como para los proveedores médicos y de alimentos.
Eso deja a la mayoría de los venezolanos, acostumbrados a llenar prácticamente de forma gratuita, pagando precios altísimos en el mercado negro para obtener un poco de gasolina en sus tanques, reseña Bloomberg.



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.