Carmen Sivoli, diputada opositora, refugiada en Buenos Aires, Argentina. Foto: Cortesía

La diputada por el estado Mérida, Carmen Sivoli, huyó de Venezuela luego de los anuncios del Consejo Nacional Electoral (CNE) la noche del 30 de julio cuando el Gobierno de Nicolás Maduro logró imponer una cuestionada Asamblea Nacional Constituyente. Con pasaporte en mano y dinero salió del país por miedo, y allí comenzó su odisea.

Habían allanado la residencia del alcalde de su municipio, Campo Elías en Mérida, Omar Lares y ahora iban por ella. No importaba que fuera diputada y gozara de inmunidad parlamentaria.

Sin pensarlo mucho, salió la noche del 30 de julio y pasó de casa en casa hasta al fin cruzar a Colombia. En su odisea contó con la ayuda de algunos oficialistas, incluyendo una persona comprometida con el proceso de Nicolás Maduro que la llamó y le advirtió que debía irse.

Esos días, dirigentes cercanos sugirieron tener cuidado, las cosas pasan y no sabe qué puede ocurrir. “Si te toman no sabes qué te puede pasar“, puntualizó.

Sivoli comentó que vivió las muertes en carne viva durante la represión de las marchas pacíficas. “No podíamos llevar a nuestros muchachos heridos a los centros asistenciales porque se los iban a llevar presos y en uno de esos episodios cae un joven con la pierna destrozada, y le hicieron la cirugía ahí, en la acera, con nosotros tapándole el sol con la espalda”, reseñó la parlamentaria.

Ahora la legisladora vive en Buenos Aires con sus hijos. Como ella, miles de venezolanos han llegado a Argentina en búsqueda de un futuro sin persecuciones y angustias. Aunque piensa regresar a Venezuela, no indicó cuando será.

Elecciones regionales

La diputada prometió asistir a ejercer su derecho al sufragio en los comicios regionales del 15 de octubre. Si puede entrar, dijo que sí votará. Esas elecciones no solo se le deben al pueblo, sino que también están establecidas en la Constitución; no son un capricho de Maduro y mucho menos de la Unidad.

El pueblo cuando se decide a manifestar sus derechos, sale a la calle y no importara ni CNE, máquinas o el régimen, nada los parara a ser escuchados. “No podemos dejar los espacios que son de los venezolanos. Hay que votar. Los verdaderos demócratas estamos de este lado”, precisó.

Su historia no es la única que se ha conocido que haya tenido que dejar el país por acoso del régimen de Maduro. En el exterior hay más de una decena de dirigentes, parlamentarios, magistrados y políticos que han tenido que abandonar el país en los últimos meses. Algunos tuvieron la fortuna de salir por Maiquetía.

La mayoría forma parte de una nueva camada de exiliados: los perseguidos por el régimen de Maduro.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.