Foto cortesía de: Leonardo Arias
COMPARTE

Varios son los kilómetros que recorre Leonardo Arias para llegar a la finca de sus padres. Debe atravesar Flor Amarillo, recorrer casi toda la carretera Valencia-Güigüe, pasar por Central Tacarigua y Boquerón hasta que se encuentra con una vía angosta rodeada de maleza y metida entre las montañas.

El pasado fin de semana decidió ir a la propiedad de sus padres, ubicada entre dos poblaciones remotas llamadas Los Naranjos y Los Mangos de la parroquia Negro Primero del municipio Valencia. Es habitual recorrer esas zonas para él, pero en esta oportunidad no llegó a su destino. El estado de la vialidad era paupérrimo.

“La parte asfaltada está destruida, llena de huecos, incluso hay uno que mide un metro de profundidad”

“La parte asfaltada está destruida, llena de huecos, incluso hay uno que mide un metro de profundidad” Comentaba Arias que estaba preocupado porque no tendría como llevarle alimento a sus cuatro perros, un gato y un caballo.

Las continuas lluvias de la temporada han intensificado el estado de las vías. En los más de 10 años que el joven de 25 años lleva visitando la propiedad familiar, jamás había tenido que devolverse por problemas con la vía. Él sabía que no estaba en buenas condiciones, pero nunca a un nivel tan alarmante.

El transporte público en la zona también se ha visto afectado, por esa zona no pasan autobuses si no jeeps que recogen a los pobladores y últimamente este servicio está  paralizado.

Los Naranjos y Los Mangos por ser poblaciones retiradas de la ciudad cuentan con una sola vía de acceso. Por encontrarse en un estado de ruina es imposible la libre circulación vehícular. Los pozos de agua con lodo se vuelven más grandes y hondos, puesto que una parte de la carretera es de tierra. Arias es enfático “Antes hasta la parte de tierra estaba bien”.

El deseo de este muchacho es que las autoridades encargadas del mantenimiento de la vialidad se hagan cargo de sus responsabilidades y respondan ante un problema que parece empeorar con el paso de los días y con cada metro cúbico de agua que cae.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.