(Foto referencial)

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) urgió el jueves al Estado venezolano a respetar y garantizar los derechos de la población a alimentación y salud y rechazó la represión violenta de las protestas que surgen.

El Estado Venezolano debe redoblar esfuerzos para garantizar niveles esenciales para proteger a su población del hambre y el acceso a la atención sanitaria, dijo en un comunicado.

También expresó su inquietud por reportes públicos de la negativa (de las autoridades) a recibir cooperación internacional para paliar la crisis económica y social que atraviesa el país.

La CIDH destacó el modo alarmante en que se estaría incrementado el desabastecimiento de alimentos y de medicamentos en Venezuela.

Además, señaló con suma preocupación denuncias sobre la distribución desigual de comida por parte del gobierno, que favorecen a los seguidores del presidente Nicolás Maduro y discriminan a los opositores.

También lamentó las tres muertes reportadas entre el 31 de diciembre y el 9 de enero pasado “debido al enfrentamiento y la violencia entre personas tratando de conseguir alimentos y personal de seguridad”.

La CIDH y su Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales (REDESCA) expresan su rechazo a todo tipo de violencia o abuso de la fuerza en el marco de manifestaciones fruto de ese contexto, se manifestó en el texto.

El presidente de la CIDH y Relator de País para Venezuela, Francisco Eguiguren, advirtió por su parte que los aumentos de precios de los alimentos y medicamentos sumado a los altos índices de inflación repercuten directamente en la seguridad alimentaria y en la salud de la población, afectando en particular a los pobres.

“Durante 2017 habrían fallecido entre cinco y seis niños semanalmente por falta de alimentación, y al menos 33% de la población infantil presentaría indicadores de retardo en su crecimiento”, señaló la CIDH.

“Asimismo, un promedio de 4,5 millones de personas solo estaría alimentándose una vez al día, y en ocasiones cada dos días, resultando que el 11,4% de la población infantil ya se encontraría en situación de desnutrición”, añadió.

La CIDH también reportó un aumento preocupante de casos de malaria, zika y difteria y un serio deterioro de los bancos de sangre y detalló la carencia de medicamentos.

“Al finalizar 2017, el desabastecimiento de medicinas básicas para enfermedades relacionadas con diabetes, diarrea, hipertensión e infecciones respiratorias agudas se encontraría sobrepasando el 80%”, dijo.

Además, “el 85% de las farmacias de la capital venezolana se habrían quedado sin medicación para infecciones oportunistas que atacan a personas viviendo con VIH o sida; y que entre un 95 y un 100% de los hospitales no tendrían antirretrovirales a su disposición”.

Por las fallas de atención médica que se generaron por este tema, unas cinco personas fallecieron, apuntó.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.