tapabocas
Son varios los tipos de tapabocas en el mercado, pero no todos tienen el mismo porcentaje de protección(Foto: Dayrí Blanco)

María Viloria llegó antes de las 9:00 a.m. al centro de vacunación. Con sus 75 años a cuestas y la tarjeta que confirmaba que ya habían pasado seis meses desde que le administraron la segunda dosis, ella hizo la cola para recibir el refuerzo contra la COVID-19. Pero no lo logró.

Estaba bajo sol, en las afueras del ambulatorio de Insalud ubicado en el municipio San Diego, esperando su oportunidad, sin garantías de nada porque en esta primera fase de la jornada de la tercera dosis, la prioridad es para el personal sanitario.

“Me dijeron que debían atender primero a los médicos, enfermeras y hasta a los bomberos, que si quedaban vacunas nos pasaban a los de la tercera edad”.

Ella estuvo por una hora ahí. Por momentos caminaba con su bastón a refugiarse bajo la sombra de algún árbol en la Plaza Bolívar, pero al ver que desde hace varios minutos no llegaba nadie del sector sanitario, se acercó a preguntar una vez más.

La respuesta del vigilante fue la misma: “Debe esperar porque no podemos quedarnos sin vacunas y que llegue algún médico y pierda su oportunidad”. Así que decidió irse.

Pero la cola de población general seguía creciendo. “Si no hay personal de salud deberían dejarnos pasar a nosotros”, dijo Oswaldo Tovar. Media hora más tarde, dejaron entrar a un lote, pero de la tercera edad.

Mientras tanto, sin ningún tipo de espera, quienes iban por la primera y segunda dosis, incluyendo niños mayores de tres años, eran atendidos parala administración de la Sinopharm.

La gran duda

Joaquín Pérez fue uno de los que pudo recibir la dosis de refuerzo en ese ambulatorio. Él se había puesto las dos primeras en Tinaquillo y no sabía si sería recibido ahí. “Me dijeron que no había problema, y cuando dejaron entrar a los mayores de 60 años, tuve la suerte de estar en la cola”.

Su duda se repetía entre la mayoría que estaba ahí. Luis Peña estaba esperando junto a su esposa cuando recordó que ellos empezaron el protocolo de la vacunación contra la COVID-19 en el punto itinerante que estaba en el Parque Recreacional Sur de Valencia.

Preguntaron al vigilante y la respuesta fue que sí podían recibir la tercera dosis ahí, pero al no ser personal sanitario ni de la tercera edad, prefirieron irse a casa y volver en un par de semanas.

En la Ciudad Hospitalaria dr. Enrique Tejera (CHET), el panorama era distinto. Solo dos personas esperaban para ser vacunados. La orden en ese sitio también es darles prioridad a los trabajadores de la salud, pero ante la poca afluencia de personas, atendieron a quienes se acercaban y que tenían seis meses de haber recibido la segunda dosis.

covid-19 vacunación
Pocas personas acudieron a la CHET a la jornada de vacunación contra la COVID-19 (Foto: Dayrí Blanco)

En el caso de la Sputnik, por tener menos inventario que de Sinopharm, en la CHET solo están atendiendo a quienes ya se pusieron las primeras dos dosis ahí, según señaló un trabajador del Ministerio para la Salud que es parte de la jornada en ese centro de salud que es el más importante de la región central del país.

De acuerdo al cronograma oficial del Plan Nacional de Refuerzo de la Vacunación por COVID-19, en esta semana de enero le corresponde al personal de salud, incluyendo a trabajadores de Protección Civil, bomberos y paramédicos.

Desde el 10 de enero se espera iniciar con adultos mayores de 60 años, a partir del 17 de enero con personas de 19 a 59 años con dos o más de las siguientes patologías: obesidad, hipertensión arterial, diabetes mellitus, insuficiencia renal crónica, portador de VIH o cualquier otra enfermedad crónica que comprometa su inmunidad o cáncer.

El 24 de enero el plan es incorporar a funcionarios de seguridad del Estado: GNB, policías, trabajadores que atiendan público y personal de la alimentación y el transporte. Sería a partir de febrero que se incluirá al resto de la población, en la medida que cumplen los seis meses de su segunda dosis, o tercera en el caso de la Abdala.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.