OPEP

El colapso de precios petroleros ha creado un nuevo club de “mejores amigos”, donde Donald Trump y Vladimir Putin, adversarios en el tablero de la volátil geopolítica mundial, encuentran muchos puntos en común.

En medio de la crisis global desatada por la expansión del COVID-19, las potencias del mercado de hidrocarburos celebran un acuerdo que deja muchas dudas y algunos descontentos.

Venezuela, entre tanto, queda exenta de cualquier obligación de recortejunto con otros productores menores. México, al que se le pedía un recorte de 400.000 barriles diarios, con una producción inferior a 2 millones de b/d -no es de extrañar que haya sido por la influencia del presidente Trump- se negó a validar la propuesta final, hasta que el resto de los integrantes del nuevo pacto petrolero global, aceptó que su reducción llegara a 100.000 barriles por día, reseña Banca y Negocios.

México no es un productor especialmente relevante, pero una fuerte reducción de su bombeo mejoraría en algo la situación generalizada de precariedad que viven las empresas estadounidenses que explotan crudo de esquistos, a través de fracking, cuyos costos de producción ya resultan agobiantes.

¿Qué se acordó en concreto? He aquí las claves:

– Ajustar a la baja la producción total de petróleo crudo de los países signatarios en 10 millones de barriles diarios, a partir del 1 de mayo de 2020, por un período inicial de dos meses que concluye el 30 de junio de 2020. Para el período posterior de 6 meses, del 1 de julio de 2020 al 31 de diciembre de 2020, el ajuste total acordado será de 8 millones de barriles diarios. Seguirá un ajuste de 6 millones de b/ d durante un período de 16 meses, del 1 de enero de 2021 al 30 de abril de 2022.

– La base para el cálculo de los ajustes es la producción de petróleo de octubre de 2018, a excepción del Reino de Arabia Saudita y la Federación de Rusia, ambos con el mismo nivel de referencia de 11 millones de b / d. El acuerdo será válido hasta el 30 de abril de 2022, sin embargo, la extensión de este pacto será revisada durante diciembre de 2021.

– Se realizó a todos los principales productores un llamado a que contribuyan a los esfuerzos destinados a estabilizar el mercado. Ciertamente un «mensaje a garcía» para el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien no puede imponer límites a la producción de crudo de su país, porque los recursos básicos no son propiedad del Estado y, además, la Ley Antimonopolio prohíbe expresamente las regulaciones de mercado.

Leer más: http://bancaynegocios.com




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.