(Foto BBCMUNDO)
COMPARTE

Eran las 7:00 pm de un día largo y caluroso. En el rostro de María José Amaral se visualiza el dolor y las extensas horas de preocupación por la arbitraria detención de su hermano, José Luis Amaral, capturado el pasado lunes en las cercanías de su casa en la Urbanización La Esmeralda, cuando se dirigía a El Remanso.

Se desarrollaba el “Plantón Nacional” convocado por la Mesa de la Unidad Democrática. Amaral no participaba en ella. Salió de su vivienda, cerca de las 4:00 pm, sin saber el calvario que le esperaba. Un efectivo de la Guardia Nacional Bolivariana lo detuvo sin justificación alguna.

El mecánico industrial, de 27 años de edad, estuvo incomunicado por más de 24 horas. Su familia emprendió una cruzada en búsqueda del joven. El temor se hizo presente, nadie sabía de su paradero.

La madrugada del martes, un mensaje de Amaral disipó las dudas y confirmó la peor de las pesadillas: se encontraba detenido en Ciudad Chávez, el destacamento de la Guardia Nacional Bolivariana que se ha convertido en referente de la persecución a civiles cuyo único delito es ejercer el derecho constitucional a la protesta pacifica.

Al padre de una niña de apenas cinco años se le imputan cargos de alteración del orden público y posesión de al menos 20 explosivos. Su hermana asegura que tales acusaciones son falsas, no hay pruebas que las soporten.

Sus abogados no han tenido acceso al expediente ni han podido conversar con él, situación que María José Amaral cataloga como una violación al debido proceso y al derecho de su hermano a la legítima defensa.

Sus parientes denuncian que no han podido hablarle desde aquel día de su injusto arresto. Desde lejos pudieron verlo durante el trasladado desde el CICPC de Las Acacías hasta el Destacamento de Ciudad Chávez. Le apreciaron moretones en la cara, brazos y piernas.

Las causas de este caso fueron vinculadas con el de otro joven: Rodrigo Colomine. Está acusado por los mismos cargos.

Incansablemente, tanto los familiares de Rodrigo Colomine, como los de José Luis Amaral, se mantienen en vigilia a las afueras del destacamento de la GNB en Ciudad Chávez, en espera de su audiencia de presentación pautada para mañana a las 8:00 am.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.