Dos tiros, uno en la cabeza y otro en la nariz, fueron los causante de la muerte de Yuber Rangel, de 23 años.

Su cuerpo yacía en el pavimento de la calle Prolongación Girardot con Manrique, en el barrio El Calvario, parroquia Candelaria. Iba a comprar una harina de maíz precocido en la bodega más cercana y en su trayecto una mujer acompañada de un hombre lo siguieron.  Este último fue el que sacó su pistola y le propinó los dos disparos para luego huir.

Eran alrededor de las 10:30 a.m. Luego de las detonaciones, vecinos se aproximaron junto con los familiares quienes llegaban con llantos y lamentos. ” Ay mi hijo. Ay mi amor ¿Por qué me hiciste esto?” decían la madre, la abuela y la esposa sobre el cuerpo inerte y cubierto por una sábana.

Al lugar se aproximaron funcionarios de la Policía de Carabobo quienes presumen que todo se trató de un sicariato.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.