carga
(Foto: Rosimar Sánchez)

Los agremiados de la Cámara Regional de Carga están preocupados. Las estructuras de costos del sector, así como también el despacho de las mercancías, están siendo afectadas por la falta de combustible que obliga a los transportistas de carga pesada a pasar hasta seis horas en colas para equipar sus unidades, advirtió Jonathan Durvelle, vocero de la organización.

El problema de la escasez de combustible no tardó en reaparecer tras la paralización de las refinerías Cardón, en Falcón, y El Palito, en Carabobo. Según Durvelle, se trata de una falla que los transportistas han podido evidenciar no solo en la entidad carabobeña, sino también en otras estaciones de servicio en la Autopista Regional del Centro (ARC), “incluso llegando a Barquisimeto”, donde lo que se observan son largas colas de vehículos a la espera para tanquear gasolina o gasoil.

La dificultad para acceder principalmente a gasoil es lo que afecta de forma directa al gremio de carga pesada, aunque algunas unidades trabajan con gasolina. “Nos preocupa que estos retrasos van a generar, a su vez, demora en el despacho de las mercancías. Si un conductor tiene que destinar seis horas para poner combustible, no los puede dedicar a continuar con su ruta durante el día”. En Venezuela, entre el 90 y 95 por ciento de  los bienes se movilizan vía terrestre en camiones o gandolas.

Las horas perdidas que debe pasar un chófer en una estación de servicio también genera un impacto en las estructuras de costos, explicó el representante gremial, ya que son cálculos basados en los kilómetros recorridos y en los días que le tome a las unidades realizar cada viaje. “Utilizar tantas horas para equipar combustible afecta nuestros costos”, sostuvo.

Son aproximadamente 600 agremiados los que agrupa la Cámara Regional de Carga, que representan más de tres mil unidades de carga. Pero el vocero fue enfático al resaltar que no son solo ellos los afectados, sino todo el sector.

Durvelle llamó a las autoridades competentes a que se reúnan con los miembros de la cámara a fin de aclarar qué es lo que está sucediendo con el despacho de combustible en la región, de manera que los agremiados puedan mantener la calma ante la situación de incertidumbre y, además, tomen las previsiones pertinentes para no resultar mucho más afectados.

“La vez anterior tuvimos un acercamiento con las autoridades y se nos explicó lo que estaba ocurriendo. En esta oportunidad estamos haciendo el llamado. Si es necesario, vamos a reunirnos y nosotros a plantear soluciones”, apuntó a exponer que, como Cámara Regional de Carga, están dispuestos a poner sus unidades para hacer la movilización regional o nacional del combustible si se trata de un problema de distribución, como ha ocurrido antes.

Previamente el presidente de Fedecámaras Carabobo, Jonatan Aldana, hizo la misma advertencia: la distribución de mercancías podría verse interrumpida ante las fallas que se están presentando nuevamente en el despacho de gasoil. Al no contar con combustible, las unidades difícilmente podrán movilizar los rubros asignados, como los alimentos, ocasionando desabastecimiento.

Según reportes de trabajadores de Pdvsa, la refinería El Palito se encuentra paralizada desde el 21 de julio debido a fugas en las tuberías de sus plantas de destilación y de craqueo catalítico (FCC). Días antes fueron suspendidas las operaciones en Cardón a causa de fallas similares. Esto detuvo la poca producción de combustible existente en el país, mientras el inventario interno continúa mermando.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.