(Cortesía)

En la “sala de situación” de Facebook, un espacio adornado con las banderas estadounidenses y brasileñas, un equipo de 20 analistas e informáticos se concentran en sus monitores, a la caza de cualquier actividad sospechosa.

A pocos días de importantes comicios en Estados Unidos y Brasil, la plataforma recién lanzada en la sede de Menlo Park de Facebook es el centro neurálgico en la lucha contra la manipulación electoral de la mayor red social del mundo.

Detrás de una puerta de vidrio, solo distinguida con un cartel “WAR ROOM” en grandes letras rojas pegado con cinta adhesiva, la sala está repleta de relojes en varios husos horarios, pantallas con CNN, Fox News o Twitter, mapas de Estados Unidos y Brasil, y otros monitores con gráficos sobre la actividad de Facebook en tiempo real.

Atentos a cualquier anomalía, los expertos están listos para contraatacar.

Criticado por hacer muy poco frente a las iniciativas de manipulación de Rusia y otros actores durante la elección estadounidense de 2016, Facebook se muestra ahora deseoso de que el mundo vea que está tomando pasos significativos para contrarrestarlas. Por eso el “War Room”.

“Nuestro trabajo es detectar (…) a cualquiera que intente manipular el debate público”, dice Nathaniel Gleicher, un exresponsable en el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca que encabeza los esfuerzos de Facebook en seguridad cibernética.

“Trabajamos para encontrar y eliminar a esos actores”.

Lo crucial es reaccionar rápidamente. Ese es el objetivo de la “sala de situación” lanzada en septiembre y que tuvo su bautizo de fuego en la primera vuelta de las presidenciales brasileñas, el 7 de octubre.

“El día de la elección vimos un alza de mensajes (insidiosos) que decían que la elección había sido postergada por protestas. No era verdad”, señala Samidh Chakrabarti, responsable de “elecciones y compromiso cívico” en la red social.

Chakrabarti afirma que Facebook pudo eliminar esos mensajes en un par de horas antes de que se volvieran virales.

“Ello habría tomado días”, sin la “sala de situación” y sus expertos dedicados en exclusividad.

– “Cara a cara” –

Detrás de una pantalla donde se levanta una pequeña bandera brasileña, un joven con sombrero gris es uno de ellos. Tiene prohibido hablar con los periodistas convocados para la apertura de la sala, pero su misión es evidente: vigilar la segunda vuelta de la presidencial, el 28 de octubre.

Con un equipo de expertos en informática, ciberseguridad y expertos legales, el centro es parte de un esfuerzo de Facebook para incrementar la seguridad de sus contenidos, una labor de la que ahora se encargan 20.000 empleados en toda la compañía.

Por el momento, la sala trabaja al máximo para Brasil y Estados Unidos, y tiene planes para eventualmente funcionar las 24 horas al día.

El “war room” añade una dimensión humana a las herramientas de inteligencia artificial que Facebook ha desplegado para detectar intentos de manipulación.

A diferencia de las máquinas “los humanos pueden adaptarse rápidamente a las nuevas amenazas”, dice Gleicher.

Aunque la compañía prospera desde hace casi 15 años sobre las comunicaciones virtuales entre personas, a veces a miles de kilómetros de distancia, “no hay sustituto para las interacciones cara a cara”, afirma Chakrabarti.

A tres semanas de las elecciones legislativas estadounidenses, vuelven a planear amenazas de interferencia provenientes del extranjero, particularmente Rusia.

“En las elecciones, necesitamos que la gente detecte y elimine (las informaciones falsas) lo más rápidamente posible”, dice Chakrabarti.

“Si una anomalía es detectada de forma automática, un analista investigará para ver si realmente hay un problema”, explica.

La operación está también coordinada con los socios de Facebook en “fact checking”, que incluye medios como AFP.

Los expertos de la “sala de situación” están en alerta ante cualquier intento de inundar las redes con mensajes insidiosos el día de la votación.

“Debemos adelantarnos a los actores maliciosos”, dijo Gleicher. “Continuamos achicando la puerta, ellos siguen tratando de entrar”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.