La animadora y locutora venezolana, Carmen Victoria Pérez, falleció este sábado en su residencia en Caracas, a sus 78 años, de un paro respiratorio.

La desaparición física de esta gran mujer deja un vacío en los medios audiovisuales y del espectáculo del país, luego de posicionarse desde muy joven por su inigualable personalidad, que con su profesionalismo y su esplendida voz creó una imagen única e irrepetible.

Esta consagrada animadora venezolana, será siempre recordada por haber conducido durante varios años el concurso Miss Venezuela, donde logró ganarse un lugar muy especial en el corazón de los venezolanos.

Todavía ella conservaba esa voz profunda y pausada por la que una vez decidió ser animadora y locutora en vez de actriz. Y eso se podía apreciar en el programa Dimes y Diretes en la Romántica 88.9 FM.

“La flaca Victoria” comenzó en la televisión a los 21 años, cuando fue aceptada como bailarina en un casting del periodista y narrador Renny Ottolina.  Fue la gran animadora del Miss Venezuela, además de Buenos Días Venezuela y Sábado Sensacional. Siempre con los número “Uno” de Venezuela.

Durante diez años fue la conductora oficial del Miss Venezuela, pero rememora ese período como si hubiera sido más extenso porque la previa del evento duraba casi un mes entre galas, presentaciones y desayunos. “Ahora no. Se ensaya hoy, mañana es el concurso y se acabó la historia”.

Los años 80 fueron para la animadora venezolana “la época de oro” del concurso el cual  contaba con la producción de Joaquín Riviera un hombre que, según dice, “hizo todo lo que tenía que hacer”. En ese momento, había mucha mística, recursos y facilidades para realizar el certamen de belleza más importante del país, resalta.

“Una cantidad de cosas que son irrepetibles. El Miss Venezuela de aquella época con el de ahora no tiene comparación”, declara.

Carmen Victoria Pérez recuerda que, a partir del año 2000, fue invitada a presenciar el concurso en el estudio, pero carecía del mismo despliegue de antes.

Recientemente, el pasado 13 de julio, la Universidad Católica Santa Rosa (UCSAR) otorgó a Carmen Victoria Pérez, un grado de “Honor y Causa”, por su trayectoria en Radio y Televisión.

Carmen Victoria para Sala de Espera declaró en una entrevista, que hizo muchas locuras, entre ellas. “Teñirme el cabello de plateado porque iba a una fiesta y quería que mi traje hiciera juego con mi cabello.

Al día siguiente me quedó media cabellera en la almohada. Volé a la peluquería a ponerme el color original y estuve con una pañoleta como por tres meses mientras el pelo crecía. ¡Inolvidable locura!

Sobre el amor confesó que vivía enamorada de la vida, de las plantas, del cielo, la luna, las estrellas, del sol (sólo en la playa), de la música; en fin, de todo lo que me atraiga y me guste.

Comenta que cada día, cada momento y cada hora rezaba. “La verdad es que tengo a papá Dios y a un poco de santos al borde del fastidio, pero eso me hace sentir bien y en paz”.

Le encantaba leer. “Afortunadamente es un hábito que adquirí desde los 13 años de edad, claro, a veces no leo ni a Popeye porque ando intensa en muchas cosas, pero siempre regreso a la lectura y sí, a veces leo varios.

Terminé Sangre en el Diván, de Ibeyise Pacheco, ahora ando entre La toma del poder por los nazis, de William Sheridan Allen, y Rating, de Alberto Barrera Tyszka, dijo.

A Carmen Victoria le gustaba escuchar a Yanni, el cantante griego. “No es fácil de conseguir sus discos en Caracas, pero casi siempre que viajo trato de adquirir música porque me encanta”.

En esa oportunidad aseguró que huía del chisme, de los juicios a la ligera, de la gente envidiosa, “y sobre todo de aquellos que practican la ley de Gantes”.

Sobre llorar dijo que cuando nació su nieta Victoria Eugenia lloró de alegría. “Estaba en Europa y me dijeron la fecha de nacimiento, agarré un avión y me trasladé a New York y de allí a Caracas a rogarle a las enfermeras para que me permitieran verla en el retén. Cuando la vi, Alicia en el País de las Maravillas se quedó corta”.

Hoy Venezuela sin duda alguna soltará una lágrima por esta gran mujer, madre y abuela que por muchos años alegró la vida de muchos. Descanse en paz.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.