Foto Referencial

Familiares de Enmanuel Arturo Delgado Almeida (27), Neptalí José Materán Salas (23) y Edwin Alexander Cortés Serrano (30), denunciaron que estos fueron detenidos por oficiales de la PNB debajo del puente Párate Bueno, de Antímano, se los llevaron en motocicletas mientras los golpeaban con los cascos, y luego los ingresaron muertos al hospital Miguel Pérez Carreño.

Los tres vivían en el sector La California, de Las Adjuntas, parroquia Macarao. Delgado Almeida y Materán Salas trabajaban en una distribuidora de pollos beneficiados en la misma parroquia, y Cortés Serrano vendía chucherías de manera ambulante.

Ellos y un cuarto vecino cuya identidad no fue aportada, salieron del barrio el miércoles 22 de agosto a la 1:00 de la tarde, y aproximadamente a las 4:00 pm se registró el suceso en Párate Bueno. Los testigos dijeron que los persiguió la policía, dándoles alcance a tres y el cuarto logró escapar.

-Se los llevaron vivos, iban golpeándolos. Fue un mal procedimiento, si los agarraron porqué no los metieron presos? A mi hijo me lo asesinaron. Yo lo vi, está todo golpeado. Dijo Luis Rafael Delgado, padre de Enmanuel.

Los familiares cuentan con testigos que estaban en un taller mecánico y vieron lo que ocurrió. Ellos indagaron en el sitio y les dijeron que los policías se los llevaron rumbo a La Yaguara.

Comenzaron a buscarlos en puestos policiales y les negaron que hubieran sido apresados. A las 7 de la noche les dijeron que estaban muertos en el hospital.
Enmanuel y Neptalí no dejaron hijos. Edwin tenía un niño de 3 años.

Enmanuel tenía planes de salir del país debido a la crisis, pero no había logrado reunir el dinero suficiente “porque somos de bajos recursos”. Una prima lo estaba esperando en Ecuador.

Los funcionarios policiales alegaron que los sorprendieron robando y se registró un intercambio de disparos. Los familiares aseguran que no hubo enfrentamiento y después de sepultarlos acudirán a los organismos correspondientes para pedir una investigación.

OTRO CASO
Yeral José Alvarado Pérez (21), también murió en un supuesto enfrentamiento con funcionarios de las FAES-PNB en el barrio San José, de La vega, el jueves a las 6 de la mañana.

Su madrastra Shirley Marcano contó que los policías derribaron la puerta, sacaron al hermano con su esposa y sus dos hijos y se quedaron solos con Yeral.

-Lo arrodillaron, el pedía que no lo mataran, que se lo llevaran preso, pero le dieron tres tiros en el pecho. Hicieron destrozos, se comieron la comida, rompieron los colchones como buscando algo escondido, se llevaron la leche del CLAP, las cornetas del sonido y otras cosas.

Marcano aseguró que nunca estuvo preso.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.