El regreso a las armas de varios exlíderes de las FARC puso este viernes en el centro del debate la necesidad de fortalecer el proceso de paz para garantizar la estabilidad de Colombia, pues son al menos 13.000 los exguerrilleros que siguen reincorporándose tras la firma del acuerdo de paz.

Diversos sectores políticos y de la comunidad internacional han llamado a los colombianos a que eviten que los exguerrilleros que hacen su tránsito a la vida en sociedad se sumen a las disidencias tras la decisión del exnegociador de paz de las FARC, Luciano Marín, alias “Iván Márquez”, de volver a las armas junto con otros antiguos mandos.

Uno de los primeros en hacerlo fue el Gobierno de Noruega, país que es garante con Cuba del proceso de paz y que considera que la unidad alrededor de lo acordado es “más importante que nunca” y que Colombia “no puede dar marcha atrás”.

“Noruega lamenta profundamente la decisión de un pequeño grupo de antiguos líderes de las FARC de tomar las armas. No podemos permitir que se revierta el proceso de paz en Colombia. La unidad por la paz es más importante que nunca”, afirmó en Twitter la ministra de Exteriores del país nórdico, Ine Eriksen Søreide.

En la misma dirección se manifestó el Instituto Kroc de la Universidad de Notre Dame (EE.UU.), miembro del componente internacional de verificación del acuerdo, que instó a Colombia a fortalecer “la integralidad de la reincorporación socioeconómica y política”, así como a garantizar la seguridad de los excombatientes.

Desde la firma del acuerdo de paz, en noviembre de 2016, cerca de 150 exguerrilleros han sido asesinados, una de las razones que dio Márquez para su regreso a las armas, pues considera que estos crímenes han ocurrido “en medio de la indiferencia y la indolencia del Estado”.

“En otros contextos se han vivido situaciones similares y la experiencia nos demuestra que mientras más vigorosa sea la implementación de los acuerdos, menor es el impacto de las disidencias. Por ello invitamos a las partes a fortalecer la implementación del acuerdo de paz”, señaló el Instituto Kroc.

Es por eso que considera fundamental que se mantengan espacios como la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación de la Implementación (CSIVI), del que hacen parte el Gobierno y el partido FARC porque allí se construyen “soluciones sostenibles”.

Otra voz que pidió unión entre las fuerzas políticas de Colombia para consolidar la implementación del acuerdo fue el excandidato presidencial Sergio Fajardo, que tachó de “declaración de guerra” la decisión de los exlíderes guerrilleros.

“En Colombia hay dos puntos neurálgicos sobre lo que la ciudadanía hoy siente y tienen que ver con la corrupción y la violencia (…) ahí están los puntos clave para buscar una unión que permita a fuerzas diversas, con opiniones distintas, buscar un espacio para encontrarnos”, dijo a Efe Fajardo, que lidera el movimiento Compromiso Ciudadano.

El Gobierno, por su parte, respondió al anunció de Márquez con una operación militar de gran escala que dejó al menos nueve miembros de una disidencia muertos en una zona rural de San Vicente del Caguán, antiguo bastión de esa guerrilla en el departamento de Caquetá, en el sur del país.

Entre los muertos de la operación, que incluyó un bombardeo y un desembarco aéreo, está uno de sus cabecillas, identificado solo como alias “Gildardo Cucho”, detalló el presidente colombiano, Iván Duque.

Se estima que cerca de 1.800 personas forman parte de los 24 grupos de disidentes de las FARC que no se unieron al proceso de paz y que están dedicados al narcotráfico y la minería ilegal, si bien hasta el momento no hay información de que estén relacionados con el grupo de exlíderes que encabeza Márquez.

En vista de que Márquez aseguró en su manifiesto que buscarán alianzas con la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN), cuyos jefes, según el Gobierno, tienen la protección del régimen de Nicolás Maduro, el canciller colombiano, Carlos Holmes Trujillo, se reunió hoy con el comisionado presidencial para Asuntos Exteriores de Venezuela de Juan Guaidó, Julio Borges.

“Nosotros llamamos a sacudir la conciencia de todos los gobiernos de la región, de todo el mundo libre. Lo que está en discusión en este momento no es un problema de Colombia, no es un problema de Venezuela, es el problema más importante de defensa de la libertad, de la democracia, de la dignidad del mundo entero”, dijo Borges en una rueda de prensa con Trujillo.

En ese sentido, el canciller colombiano dijo que trabajarán con Guaidó, reconocido como presidente interino por más de 50 países, para combatir a los grupos al margen de la ley que actúan en la frontera terrestre de 2.219 kilómetros entre ambos países.

“Evaluamos acciones conjuntas para hacer frente a los grupos armados y criminales que buscan desestabilizar la paz de Colombia bajo la protección del régimen usurpador de Nicolás Maduro, hecho que fue confirmado ayer con el video del narcoterrorista alias Iván Márquez y sus cómplices”, expresó Trujillo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.