Thorbjorn Olesen en el PGA Championship (Foto Archivo)

Las pruebas regulares de coronavirus y la toma diaria de temperatura serán parte del plan seguridad del circuito estadounidense de la PGA cuando retome las actividades en junio, informó este miércoles el organismo.

El circuito prevé regresar el 11 de junio, después de tres meses de suspensión, sin público en el torneo Charles Schwab Challenge de Fort Worth (estado de Texas), donde el cuatro veces ganador de torneos de Grand Slam Brooks Koepka confirmó su presencia.

Según el plan de la PGA, jugadores y caddies serán sometidos a la prueba nasal de COVID-19 antes de viajar al lugar del torneo y también a su llegada al alojamiento del evento, donde luego afrontarían cuestionarios diarios sobre su salud y controles de temperatura antes de competir.

Si la temperatura de un jugador está por encima de los 38 grados centígrados (100,4 Fahrenheit) cualquier día, se les realizará otra prueba de coronavirus. Se espera que las pruebas requieran de uno o dos días para obtener resultados, periodo en el que los golfistas podrán practicar y jugar cumpliendo con los protocolos de distanciamiento físico, pero no se les permitirá acceder a otras instalaciones.

Cualquier jugador que dé positivo en las pruebas del virus deberá ponerse inmediatamente en cuarentena durante 10 días. Si un jugador diera positivo después de hacer el corte de 36 hoyos, se le pagaría el premio correspondiente al último posicionado.

“No vamos a jugar si no podemos hacerlo en un ambiente seguro y saludable”, dijo el jefe de operaciones del circuito PGA, Tyler Dennis.

Al menos otros tres torneos -Heritage, Travelers Championship y Rocket Mortgage Championship- se celebrarán sin espectadores.

La PGA restringirá el acceso en las áreas de jugadores y caddies y en las sedes de los clubes a aquellos que hayan superado los tests, sin que se permita la presencia de las familias.

El circuito proporcionará mascarillas, toallas desinfectantes y cubrirá los gastos de las pruebas para los jugadores, caddies y personal esencial. En el campo, los golfistas recuperarán las pelotas de los hoyos y se les pedirá que quiten y reemplacen sus propios palos de la bolsa. Tampoco podrán haber apretones de manos después de una ronda.

Un vuelo chárter contratado por la PGA desplazará a los jugadores y caddies entre los torneos, pero éstos deberán someterse a tests dentro de las 24 horas previas a la salida y solo podrán viajar quienes den negativo.

A pesar de que el circuito se reactivará en junio, en los próximos días se comenzarán a celebrar torneos de golf benéficos en Estados Unidos en los que participarán estrellas como Tiger Woods y Rory McIlroy.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.