El matrimonio Bolívar-Palacios procreó a María Antonia, Juana Nepomucena, Juan Vicente, Simón José Antonio de la Santísima Trinidad y María del Carmen; en los libros estudiados y en análisis genealógicos no aparece Juan Agustín como hijo de don Vicente Bolívar Ponte, nacido mucho antes de contraer nupcias con doña María de la Concepción Palacios Blanco.

Es interesante como cultura general conocer lo poco que ha salido a la luz, gracias a investigaciones realizadas en Maracaibo por el conocido profesor universitario y preclaro genealogista zuliano, doctor Kurt Nagel Von Jess, afanoso investigador, quien localizó en 1968, en los archivos parroquiales de la Catedral marabina la partida de matrimonio de Juan Agustín, nacido en la provincia de Caracas y residenciado en Maracaibo, casado con doña Ana María Chacín, hija de don Juan Ubaldo Chacín y doña María Paula Mijares, naturales de esa ciudad, enlace realizado el 22 de noviembre de 1772 en esa santa iglesia.

No se ha determinado la identidad de la madre, ni la fecha de nacimiento de Juan Agustín, posiblemente nació en las posesiones de don Vicente en los Valles de Aragua y llevado con los años a Maracaibo. Don Juan Vicente había nacido el 15 de octubre de 1726 en la población de La Victoria, casado con doña María de la Concepción Palacios Blanco el 1ro. de diciembre de 1777, es decir cinco años después del matrimonio de Juan Agustín.

Don Juan Vicente falleció en Caracas el 19 de enero de 1786; de su voluntad testamentaria podemos leer:

“Yo, Don Juan Vicente de Bolívar, coronel del batallón de Milicias de Blancos Voluntarios de los Valles de Aragua, Comandante por su Majestad de la Compañía de Volantes del río Yaracuy. Mando que Doña María de la Concepción Palacios y Blanco, mi mujer, tome de mis bienes cuatrocientos pesos, para que con ellos cumpla lo que le tengo comunicado, en descargo de mi conciencia. A AGUSTIN Bolívar, se le den doscientos pesos por una vez, de que le hago donación”.

Juan Agustín, al conocer el deceso de don Juan Vicente, se trasladó a Caracas, donde no le es reconocida su filiación, por lo que tiene que valerse de testigos, para que dieran fe de su aseveración; a tal fin le escribió al capitán general, planteando su situación:

“… Para efectos que me convengan, necesito hacer cierta información sobre mi filiación y demás que conduzca para constar ser hijo natural del señor coronel Don Juan Vicente Bolívar, ya difunto, a cuyo efecto vengo a suplicar a la justificación de vuestra Señoría, se sirva admitirme los testigos que presentaré, los que bajo juramento declaren… si me conocen de vista, trato y comunicación y si les consta que el dicho Señor me trataba como si fuese su hijo, con aquel cariño que es propio de un padre, teniéndome en casa de Doña Luisa Bolívar, su hermana, alimentándome y contribuyéndome todo lo necesario… Diga Don Juan José Barandica, si es cierto que el doctor Juan Félix Aristiguieta, le comunicó que el dicho señor Don Juan Vicente era mi padre”.

Los testigos señalados dieron fe del buen trato brindado por parte de Juan Vicente y Josefa su hermana a Juan Agustín, a quien cuidaban y vestían decentemente con casaca y peinaban con esmero.

Don Juan José Barandica, comandante del Resguardo de Maracaibo, informó que oyó decir al difunto Juan Félix de Aristiguieta, sobrino de Don Juan Vicente, que don Juan Agustín, era hijo bastardo de Juan Vicente, tenido de una señora de alcurnia.

A pesar de haber recibido los doscientos pesos estipulados en el testamento de don Juan Vicente Bolívar, Juan Agustín solicitó mil pesos adicionales para cubrir los gastos de estada y viaje de regreso a Maracaibo.

Juan Agustín Bolívar, se casa y procrea dos hijos Carlina y Ramona. Ramona contrae nupcias con un señor de apellido Dubuc, de cuya unión nacen varios hijos, entre ellos, una hija, Ramona Dubuc Bolívar, a su vez, se casa con José Andrés Carrasquero, y de cuya unión nacen tres hijos: Mario, Sebastián y Felipe Carrasquero Dubuc.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.