(Foto Referencial)

Los dos hombres que fueron hallados muertos el martes en la entrada del sector Turmerito, en Las Mayas, a la altura de Tazón, en la Autopista Regional del Centro, residían en El Valle y los habían secuestrado el miércoles de la semana pasada en la misma parroquia.

Uno de ellos fue identificado por sus familiares como Eugenio Germán Verdú Escalona, mecánico, de 30 años, y del otro solo saben que lo llamaban Derwin. Eran amigos, vecinos, y la última vez que los vieron con vida andaban en una moto propiedad de Verdú, la cual no ha sido localizada. El celular del mecánico tampoco lo hallaron.

Parientes que no quisieron identificarse dijeron que los secuestraron en el sector Los Rosales, del barrio San Antonio, El Valle, parte alta, y desde el miércoles amigos y familiares andaban buscándolos.

Verdú era el menor de 15 hermanos y padre de tres niños, de 12, 10 y 4 años.

Un allegado dijo que después del secuestro hubo llamadas telefónicas, pero la policía no se ocupó de investigar ni buscarlos. “No eran familiares de alguien importante”.

Los cuerpos estaban maniatados, con múltiples heridas por arma de fuego. Verdú tenía una vieja cicatriz en el abdomen y sus familiares dijeron que fue producto de una operación que le practicaron hace varios años, tras haber sido tiroteado para despojarlo de su moto.

Un oficial de la PNB

El oficial de la Policía Nacional Bolivariana, Richard Alejandro Quintero Peralta (22), murió tras recibir un tiro en la cabeza cuando un compañero manipulaba su arma y se le disparó en el dormitorio del comando de Puente Hierro.

Quintero estaba franco de servicio y fue el martes a las 6:00 p.m. al comando a buscar su tarjeta de débito para hacer un retiro bancario. En ese instante entró el oficial José Eduardo Ordaz Vega (24), para quitarse el uniforme y cuando se despojó del correaje se registró el disparo que hirió a Quintero. Ordaz está detenido y dos testigos declararon al respecto.

El joven oficial murió en el acto. Ayer sus familiares esperaban retirar el cuerpo para trasladarlo a Maracaibo, de donde era oriundo. Era casado y padre de una niña de un año.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.