Foto: @leones_cbbc

Es fácil entender por qué Isaías Tejeda rebosaba confianza luego de los primeros cuatro innings del juego entre Leones del Caracas y Cardenales de Lara, este jueves, en el Estadio Universitario. Venía de dar dos cuadrangulares las dos veces que se paró en el plato, y contra David Martínez, uno de los mejores lanzadores de la temporada.

Era tal la seguridad que rodeaba al dominicano, que tuvo una noche perfecta. Se fue de 3-3, con dos carreras impulsadas que fueron decisivas para que los melenudos triunfaran 5 a 4, y nivelaran su récord 23-23.

El primer vuelacercas de la noche para el quisqueyano fue en el primer inning. La bola se elevó bastante, pero pudo salir por la verja del jardín izquierdo. Dio el segundo en el cuarto acto, para igualar la pizarra a dos carreras, pues Cardenales hizo dos en la entrada alta de ese pasaje, con bambinazo de Carlos Rivero.

“Tuve mucha confianza y salí a buscar un buen pitcheo. No trato hacer más de la cuenta. Sé que cuando yo selecciono un pitcheo favorable la bola va a viajar”, comentó el inicialista después del encuentro. “Dos jonrones te da mucha confianza durante el juego entero. Te sientes como si estuvieras listo para lo que venga”.

En ese inning del segundo jonrón de Tejeda, el cubano Félix Pérez dio su primer hit en el regreso con el Caracas. Fue uno de sus dos petardos de la noche, y anotó una de cuatro carreras en el episodio, creadas por imparable de Gregorio Petit, elevado de sacrificio de Aldrem Corredor y error del guardabosque Henry Urrutia.

“Lo vi muy bien (a Pérez)”, señaló el manager Mike Rojas. “Con los swings que hizo se nota que está preparado. Tejeda está caliente, justamente en el momento que queríamos. Ligó cerca de .360 el año pasado y de nuevo demuestra que es un buen bateador”.

Lara le hizo dos carreras más a Dylan Unsworth, abridor de Leones, en el sexto tramo. Con angustia, el relevo avileño logró evitar males mayores y tres crepusculares quedaron estancados en las almohadillas.

El sudafricano logró la victoria (2-1), por 5.1 innings de labor. Y el perdedor fue Martínez (3-1), con 3.0 episodios.

El salvado fue conseguido por Miguel Socolovich (3), que si bien se metió en problemas con dos hits permitidos, solo enfrentó a tres adversarios. El receptor Juan Graterol, con un potente disparo, sorprendió en la segunda base a Deiner López y Yonathan Mendoza bateó para dobleplay.

“Tremenda jugada (la de Graterol) fue la jugada del juego”, soltó Rojas. “El corredor agarró mucho terreno y el disparo fue perfecto. Esa jugada nos ayudó a ganar”.

Prensa LVBP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.