apenas un 10% de la planta docente a nivel nacional inició clases a distancia el pasado 16 de septiembre. (Foto Cortesía El Diario)

Las condiciones para iniciar un nuevo año escolar de forma normal no están dadas, entre otras razones por la voraz pandemia COVID-19 y por los bajos salarios de los docentes que no cubren ya ni siquiera las necesidades básicas alimentarias, dijo Joel Castillo, coordinador de Educación del partido Un Nuevo Tiempo (UNT) en Carabobo.

Destacó que hay un buen número escuelas en zonas rurales, donde no existe ni remotamente señal de Internet. Por eso no dudó en calificar a este sistema de educación a distancia como improvisado, excluyente y sin sentido común, porque dejaría a casi el 70% de la población estudiantil sin el derecho a la educación en el país.

Castillo expresó que para los docentes es doloroso que los niños estén perdiendo tantas clases, y que por supuesto esto perturbe el desarrollo del aprendizaje de las generaciones futuras.

Salario

No obstante insistió en que los salarios de los docentes son ínfimos. De acuerdo a sus cálculo, ganan $1,6 al mes, monto que no cubre ni su necesidad alimentaría, condición de salud, transporte, vestimenta, materiales de trabajo, y mucho menos cubre los gastos relacionados a la prevención en contra de la COVID-19, equivalente al uso diario de mascarillas, guantes, antibacterial, jabón, artículos de limpieza, entre otros.
.
Dijo que los docentes no quieren ser corresponsables de la propagación de la pandemia hacía los niños escolarizados en Venezuela, razón por la cual también se niegan a retornar a las escuelas.

Educación a distancia sin garantías

Castillo expresó que la educación a distancia (on line) en Venezuela está bajo condiciones muy precarias, por lo que los docentes no pueden garantizar que tal modalidad se cumpla.
“Venezuela atraviesa una de las peores crisis de su historia y por tanto eso se refleja en todos los hechos de la vida cotidiana del venezolano, la educación no es la excepción”.

Uno de los elementos importantes que señaló Castillo es que los bajos sueldos no permiten que los educadores tengan posibilidad de comprar teléfonos celulares inteligentes, que permitan mantener los lineamientos comunicacionales efectivos, aunado a que deben contar con saldo para cubrir las rentas de los planes que habría que aplicar.

El dirigente de UNT también hizo referencia a la conexión a Internet en Venezuela, pues según dijo, para nadie es un secreto que es una de las más lentas del mundo, perjudicando notablemente las señales telefónicas, de computadoras, entre otros. A lo que se le debe añadir las interrupciones continuas del sistema eléctrico.

Propuesta del Plan País

Castillo aseguró que los docentes tienen una propuesta para recuperar la educación en Venezuela, que se ha establecido en el Plan País.

Por eso decimos con propiedad que debemos generar un cambio en Venezuela, para orientar nuestro trabajo docente en el rescate de la dignidad de la educación, y encaminarla por la vía del desarrollo intelectual, moral, de crecimiento personal; inculcando valores, que conlleven a potencializar un país próspero y productivo, agregó el declarante.

Solo 10% se incorporó a clases a distancia

Desde las puertas de la Escuela Experimental Venezuela, en Caracas, dirigentes sindicales del sector educativo develaron al país que apenas un 10% de la planta docente a nivel nacional inició clases a distancia el pasado 16 de septiembre, fecha anunciada por el gobierno nacional.

En opinión del gremio la educación vía online en Venezuela durante todo el año 2020 ha sido un fracaso, dado que en el país no hay las mínimas condiciones tecnológicas para impartirlas.

Gricelda Sánchez, secretaria de contratación colectiva y reclamos del Sindicato Venezolano de Maestros del Distrito Capital, afirmó que la educación a distancia en el país es inviable.
Citó como ejemplo que para un estudiante o docente, es misión imposible adquirir un teléfono inteligente. Ademas tienen meses sin servicio de internet en sus casas, esto sin contar la situación alimenticia de ambos, donde el hambre es lugar común.

“El 20% de la población estudiantil sufre desnutrición, además en la mayoría de las regiones los apagones de hasta 19 horas son el pan de cada día. Así no se puede dictar esta modalidad de enseñanza usada por el mundo entero durante la cuarentena del COVID-19.

Sánchez indicó que, conforme a los sondeos realizados en los diferentes estados del país, solo el 10 por ciento de los maestros inició clases en línea este 16 de septiembre.
Dijo que son muchas las razones para esta ausencia masiva, pero el salario miserable que reciben los docentes, es la desmotivación principal.

La dirigente sindical insistió en que el gobierno debe cancelar a los docentes el 280 por ciento de aumento salarial que les adeuda, acumulada desde 2018.

También debe cumplir con el pago de los servicios funerarios, HCM y dotar los Ipasme que están en completo abandono. Y reabrir la discusión del contrato colectivo donde el gremio exige el pago de 600 dólares mensual.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.