En una reciente entrevista que le hice al periodista, investigador y doctor en Ciencias Políticas de la Universidad Simón Bolívar, Andrés Cañizález, comparábamos los liderazgos de María Corina Machado y Hugo Chávez. Y Andrés me hizo notar algo muy importante: que mientras la gente se arremolina alrededor de María Corina a decirle que está con ella, que creen en ella, que la apoyan y además, la llenan de bendiciones, quienes rodeaban a Chávez, que ciertamente eran cientos de miles también, casi todos le entregaban papelitos con peticiones.

Recuerdo un “Aló, presidente” cuando Chávez entregaba un apartamento a una señora mayor. Cuando entraron, la señora exclamó “¡pero esto está vacío!”. Creo que fue a Jaua hacia quien Chávez se volteó: “Elías (o el que haya sido), quedas encargado de la misión “Tu casa bien equipada”, ¡tiene razón la señora, esto está vacío!” Ni qué mencionar la cantidad de historias de los negocios que se hicieron alrededor de esa misión… y de todas las demás…

Y es que la diferencia entre un líder carismático que inspira y un líder carismático al que la gente le pide cosas materiales, radica en la forma en que ambos ejercen su liderazgo y en cómo utilizan su carisma. El primero se enfoca en motivar y guiar a las personas a través de su encanto, ciertamente, pero también a través de su personalidad, visión, la confianza y la esperanza que transmite. Este tipo de líder busca inspirar a los demás a alcanzar sus metas, a lograr un propósito común y a mejorar como individuos.

Por otro lado, un líder carismático al que la gente le pide cosas materiales. Se basa únicamente en ofrecer y regalar cosas, a cambio de lealtad o favores, desde asistir a una marcha hasta votar. Este tipo de líder utiliza su carisma para crear dependencia en sus seguidores al satisfacer sus necesidades muy básicas (en la mayoría de los casos, ni eso) en lugar de inspirarlos a crecer y desarrollarse como individuos.

Y ni siquiera en un país petrolero como el nuestro resulta posible satisfacer todas las necesidades de sus habitantes. Aun restando los ocho millones que han migrado, no hay dinero suficiente que cubra la regaladera. Menos cuando el precio del petróleo baja, o, peor todavía, lo que sucedió en Venezuela: que la principal industria fue destruida por los mismos quienes ofrecían regalos por todas partes.

¿No hubiera sido mucho más fácil y provechoso usar el liderazgo para motivar a la gente al trabajo productivo, a la autorrealización, al emprendimiento? La gente se ha dado cuenta de que no vale la pena vivir con las migajas que le lanzan, mientras quienes detentan el poder se enriquecen groseramente y viven como auténticos maharajás!

 A nosotros nos toca votar y cuidar nuestros votos. ¡Organicémonos para tomar turnos en nuestros centros de votación, denunciemos cualquier irregularidad y, sobre todo, estemos a la hora de la auditoría! Que no nos metan cuento: las auditorías son públicas. Nadie puede pedirnos, decirnos u ordenarnos que nos vayamos.

Es la hora del gran movimiento ciudadano. Asumamos cada uno nuestro deber. ¡Si lo hacemos, saldremos de esto!

@cjaimesb

¿Quieres recibir nuestros titulares diarios, matutinos y vespertinos?
Puedes unirte a nuestros canales
Telegram: https://t.me/titularesec
WhatsApp:
O si prefieres nuestro grupo en WhatsApp:
Con gusto te enviaremos las noticias más relevantes del día

También puedes seguirnos en Google Noticias:




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.