(Foto cortesía)

Luis Vicente León, director de Datanálisis, está convencido por los hechos de que las sanciones económicas, petroleras y  financieras no provocan cambios políticos sino cuando la sociedad articulada crea tensiones sociales y políticas.

El analista habló de otro escenario: El Gobierno se mantiene en el poder sobre la ruina de los venezolanos, la destrucción económica al igual que las instituciones púbicas.  León lo había considerado en un evento público a finales de 2018. Eran tiempos de esperanzas para el cambio pólitico. ¿Será?

A veces sus análisis irritan, aunque estén sustentados en datos ¿Tenía razón, allá y entonces considerar ese escenario político? La pregunta inquieta con fuerza en el contexto de las próximas elecciones parlamentarias y una  opsocición dividida en tres toletes. ¿Los venezolanos sin salida política? ¿Se mantendrán en el poder sobre la ruina de esta Venezuela arrasada  durante 21 años de la revolución?

-El cuarto escenario ya lo estamos viviendo: Deterioro económico muy severo, la calidad de vida destruida igual que la insfraestructura. El ingreso está pulverizado y hay aislamiento internacional, pero el gobierno mantiene el control territorial. Lo dije en aquella oportunidad y lo sostengo ahora. La gente reacciona señalando: ese tipo se volvió como loco e inmediatamente niegan ese escenario preguntándose ¿Cómo puede durar un Gobierno con el pueblo empobrecido, no es reconocido por la comunidad internacional, está sancionado y se ofrece plata por la cabeza de sus dirigentes?

Cambia el tono de voz, ya no es provocador. La pausa antes de proseguir la agarramos como un asidero que lleve a otras conclusiones. La llamada por Whatsap se puede interrumpir así que es mejor que continúe sin argumentar.

-La verdad es que la respuesta a esas preguntas es muy simple: Como han durado Cuba, China, Irán, Corea, Zimbabue, Madagascar. ¡Es al revés!”. Suena como un se los dije y prosigue: “La lista de casos donde las luchas políticas se han concentrado en sanciones y  aislamientos han resultado terriblemente decepcionantes en términos de producir cambios políticos”, por cierto anhelado por el 94% de la población que evalúa negativamente la gestión de Nicolas Maduro, según las mediciones de Datanálisis. El 84% de la población rechaza la gestión de los que ejercen el poder en este momento.

 

El tiempo para la entrevista oprime. No se puede argumentar o manifestar algún desacuerdo buscando aminorar el efecto de sus argumentos. Esperamos por un quizás. “Los cambios políticos no se producen por las crisis económicas. No responden a sanciones petroleras y financieras. ¡No es!. No se trata de que te guste o no lo que digo.  Yo  no estoy emitiendo una opinión, sino dando datos”.

Uh…

-Los datos históricos confirman que este tipo de procesos no funcionan para provocar un cambio político. Solo ocurren -remarca la frase- cuando la sociedad articulada produce las tensiones sociales, políticas. Las sanciones personales, por ejemplo, pueden ayudar a provocar fracturas en el ala dominante que pudieran traducirse en una negociación política.

No hay pregunta, sigue precisando bien cada idea:

 -Pero… ¿Qué no haya gasolina? Se pregunta y sigue con más interrogantes ¿Qué  bloquees financieramente al Gobierno? ¿Qué se complique  la infraestructura porque no hay repuestos? Usualmente eso fortalece al Gobierno sancionado ¿Por qué? Porque el país se hace más pobre, todos, tanto que la mayoría se hace totalmente dependiente del repartidor.

Un respiro hace la pausa

-Cuba se pudo mantener aunque estaba destruida su economía y su infraestructura, al igual que otros países. Las sanciones lejos de debilitarlos, los fortalecieron. Algo así como el Big Brother, el hermano mayor que se fortalece porque todos los demás somos dependientes de él para recibir cualquier cosa. Ese escenario perverso y terrible es el que estamos viviendo. Se consolida aún más cuando se fracturan las fuerzas que podrían propiciar la ingobernabilidad y las presiones que obliguen al cambio.

¿Por qué se fractura y no se puede amalgamar la unidad de las fuerzas democráticas?

-No se fracturan porque hay unos buenos y otros malos o son egoistas, egocentristas, malucos. Porque unos son brutos y otros inteligentes. No. Las fuerzas democráticas son heterogéneas por naturaleza y se respetan las divergencias. No se exigen consensos porque son característicos de las autocracias que impiden que pienses diferente. En la democracia el consenso se logra alrededor del respeto a las reglas del juego para dirimir las diferencias de las propuestas sobre la mesa. ¿Por qué la oposición no se puede poner de acuerdo y lograr una posición unitaria? En la oposición no se van a poner de acuerdo nunca. Eso no existe

 

¿Por qué la  oposición nunca podrá lograr una posición unitaria?  Repetimos la afirmación a modo pregunta

-Porque jamás podrás convencer a María Corina Machado de ir a una elección. Cómo tampoco a Henrique Capriles que la solución del problema es dejar per secula seculorum a Juan Guaidó, sin validarse en un proceso electoral como líder de la oposición. Tampoco se puede convencer a Guaidó de que tiene que ir a una elección que no es competitiva, que no cumple las condiciones electorales. Eso no va a pasar. ¿Cómo se resuelve el problema?  Si se ponen de acuerdo sobre las reglas del juego. Decidir que harán aunque no estén de acuerdo.

En una circunstancia normal se dirime en unas primarias. Los candidatos se detestan entre ellos, pero se ponen de acuerdo y se acaba el problema. No se puede resolver el problema si no se tiene una regla.

Ok. Pero faltan 2 meses y unos días para un proceso electoral que se va a dar si o si, según han manifestado una y otra vez los que ejercen el poder, ahora con un nuevo factor: Capriles jugando duro para participar en elecciones rechazadas por los otros dos factores visibles de la fuerza democrática. Sin tiempo para ponerse de acuerdo se anularía al líder que en este momento tiene mayor popularidad.

 

Resulta que a estas alturas del partido ya no es posible ponerse de acuerdo sobre las reglas del juego

Cónchale

-No es posible lograr un acuerdo entre las fuerzas opositoras. Primero tienen que acordar las regla del juego y luego aplicarlas. Nombraste a Capriles como un factor de distorsión, interesante porque puso la nota discordante, irreverente,  Pero no es verdad Dhameliz. Ojo, puedes estar de acuerdo o no con él o con María Corina. No acepto la tesis de que alguno de ellos no tengan derecho a pensar distinto sobre las solución del problema político, diferente, al planteamiento de Guaidó.

¿Pero para resolver entre las fuerzas democrática? A beneficio de inventario como dicen los abogados, quizás Capriles está desarrollando una estrategia en torno al proceso electoral porque todavía no ha dicho que participará en las elecciones parlamentarias. ¿Pero en este momento?

-Si no es en este momento ¿Para cuándo lo dejará? No es que estoy de acuerdo con el planteamiento de Capriles, si te soy sincero es un dilema falso votar o no. Los dos te conducirán al vacío. Ambas opciones tienen altas probabilidades de fracaso. ¿Por qué Capriles lo hace?. Podría contestar que la propuesta abstencionista es aún peor. Me estás ofreciendo como estrategia de la oposición que me rasque la barriga en un sofa.

La risa  disipó la tensión que estaba generando la respuesta de Luis Vicente León.  Siguió la explicación sin inmutarse;

-No tienen más nada que ofrecer. El resultado final será igualito:La oposición se va a pulverizar, además no moviste a los cuadros, no articulaste políticos, no tienes nada en la calle y además vas a quedar  como el expresidente de Haití  -Jean-Bertrand- Aristide,  como un mosquito dando vuelta por el mundo y nadie le paró tres pitos cuando se dieron cuenta que no era capaz de provocar un cambio ¿O crees que la abstención puede provocar un cambio?

Lo segundo que debemos considerares si Maria Corina o Henrique Capriles son culpables de la ruptura,porque le están diciendo a Guaidó: “viejo tu estás diciendo que seguirás en lo mismo que has hecho durante 20 meses y nos has conducido al fracaso”.

Terrible, sobre todo escucharlo que hará una consulta para hacer las bases de un gobierno de transición cuando han pasado 20 meses y se ha eleborado un Plan País.

De nuevo, no estoy culpado a Juan Guaidó porque no se logró el cambio en Venezuela en 20 meses, porque resulta que estás luchando contra una revolución que tiene 21 años en el poder, controla los recursos, el territorio y a los militares. Él ha desplegado una lucha importante y sigue siendo clave para el futuro de la oposición. Ha sido valiente  y planteó una lucha que otros no lo hicieron.

Se escuchó un suspiro

 El problema no es ni Guaidó, ni Capriles, ni María Corina, sino que no han sido capaces de entender que requieren reglas del juego claras y comunes para dirimir el disenso de una manera estructurada.

Desearía que nos dejara una esperanza de cara al 6 de diciembre en función de la organización de las fuerzas democráticas.

Te lo digo de esta manera Dhameliz: Es imposible. Si sería complejo para toda la oposición unida luchar contra una revolución ejercida durante 21 años con plata, poder y el control militar, imagínate separados. Es prácticamente imposible. Todos se debilitan no solamente Guaidó. El 6 de diciembre lo damos por perdido, la pregunta básica es ¿Quién quedará vivo después? ¿Cuál opositor  quedará con cierta estructura que le permita comenzar de nuevo la lucha opositora frente a la revolución que estará allí vivita y coleando?

¿A qué apuesta Capriles? Al menos está moviendo cuadros políticos en todo el país para sostener a la oposición viva. ¡Claro que no ganará!, pero  probablemente tenga algunos actores dentro de la Asamblea chavista aunque sea para amarrarse en la puerta. ¿Cuál es el problema de Guaido? Tiene el pensamiento fijo que la abstención invalidará esa elección y se quedará con continuidad administrativa, jugando a la ere paralizada.  Considera que seguirá siendo el presidente de la Asamblea Nacional, lo reconoce Estados Unidos… pero está subestimando el riesgo que corre, porque no todos los países de Europa que lo reconocieron van a aceptar la tesis de la continuidad administrativa, porque es una tesis difícil de tragar. Y lo más importante, si no tienes la capacidad de convertir la abstención en acción, lo más probable es que se pulverice porque el tiempo te mata. No hay forma que mantengas a la oposición de esa manera sin hacerla votar, pelear, negociar sino solo manteniendo lo que hay hoy que es bastante malo y la gente lo rechaza.

 

Nos dejo sin palabras




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.