El presidente francés, Emmanuel Macron, invocó este sábado el amor por los valores franceses de la libertad y de la lucha contra la injusticia para superar las divisiones que su país ha vivido en los últimos tiempos, en una alusión apenas velada a la crisis de los “chalecos amarillos”.

“Nuestro país a veces se divide y en estos últimos meses hemos vivido momentos difíciles de división y a veces de violencia de los que hay que saber salir”, señaló Macron en un discurso de conmemoración de la liberación de los nazis hace 75 años de la localidad de Bormes-les-Mimosas (sur), cerca de donde pasa sus vacaciones.

Reconoció que “a veces hay buenas razones para estar en desacuerdo, y hay que respetarlas (…). Pero no hay que olvidar nunca que, al margen de cuál sea el desacuerdo, en otros momentos de la historia hemos sabido reconciliarnos”.

Haciendo un paralelismo con los que en la Segunda Guerra Mundial combatieron para liberar el país de la ocupación alemana, subrayó que “es este amor por Francia lo que debe reconciliarnos”.

Las protestas de los “chalecos amarillos” que se iniciaron el pasado mes de noviembre, aunque en los últimos meses han tenido muy poco seguimiento, han supuesto el mayor desafío político de la presidencia de Macron, que llegó al Elíseo en mayo de 2017.

Para el jefe del Estado “ser francés es no someterse a la injusticia”, sino “abrazar una historia de amor por la libertad”, y eso es lo que explica que personas de diferentes partes del mundo acudieran hace 75 años para luchar por Francia.

Reconoció que durante la Segunda Guerra Mundial “hubo horas oscuras” por la ocupación y la colaboración de franceses con el régimen nazi, pero también hubo otras “que nos unieron y que marcaron nuestra historia”.

Macron fue recibido por François Arizzi, el alcalde de Bormes-les-Mimosas, en cuyo municipio se encuentra el fuerte de Bregançon, residencia oficial donde el presidente está pasando unos días de vacaciones junto a su esposa, Brigitte.

Será allí donde el próximo lunes reanude realmente su agenda diplomática tras el receso veraniego al recibir al presidente ruso, Vladímir Putin.

Esa semana también se espera que se reúna en París con el primer ministro británico, Boris Johnson, antes de la cumbre del G7 en la localidad vascofrancesa de Biarritz del 24 al 26, donde hará de anfitrión con los líderes de Estados Unidos, Japón, Alemania, el Reino Unido, Italia y Canadá.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.