Foto AFP

El presidente francés, Emmanuel Macron, argumentó que no se puede tolerar la banalización del uso de armas químicas, por lo que autorizó a las Fuerzas Armadas de su país intervenir en Siria junto a Reino Unido y Estados Unidos.

En un comunicado, Macron subrayó que el ataque está circunscrito a las capacidades del régimen sirio que permiten la producción y el empleo de armas químicas y explicó que el Parlamento francés será informado de la ofensiva y se abrirá un debate parlamentario, como estipula la Constitución.

Para Macron, los hechos y la responsabilidad del régimen sirio en el ataque químico que mató a decenas de personas el 7 de abril en Duma, cerca de Damasco, no ofrecen ninguna duda. “Se ha traspasado la línea roja establecida por Francia en mayo de 2017”.

El uso de armas químicas en Siria es un peligro inmediato para el pueblo sirio y para nuestra seguridad colectiva, agregó Macron, que avanzó que su país y sus aliados retomarán desde hoy los esfuerzos en el seno de Naciones Unidas para que se ponga en marcha un mecanismo internacional de establecimiento de responsabilidades.

Citó las prioridades de Francia en Siria: terminar la lucha contra el  Estado Islámico, permitir el acceso de ayuda humanitaria a la población civil y lanzar una dinámica para alcanzar una solución política. Y aseguró que perseguirá la consecución de esas prioridades con determinación en los próximos días y semanas.

Londres: “Ataque exitoso”

Cuatro aviones de combate Tornados de las Fuerzas Aéreas británicas (RAF) participaron en un “ataque exitoso” en Siria contra una instalación de almacenamiento militar del régimen de Bachar al Asad, confirmó hoy un portavoz del ministerio de Defensa del Reino Unido.

Los aparatos británicos fueron desplegados como parte de la misión coordinada entre el Reino Unido, Estados Unidos y Francia, para lanzar misiles de crucero contra una antigua base militar siria, situada a unos 24 kilómetros al oeste de la ciudad de Homs, según reveló esa cartera en un comunicado.

Los ataques desde esos aviones se efectuaron tras haberse establecido que la antigua base siria era empleada por el régimen de Asad para guardar precursores de armas químicas, que eran almacenados infringiendo las obligaciones de Siria en virtud de la Convención de Armamento Químico.

El ministro británico de Defensa, Gavin Williamson aseguró que no se quedarán parados mientras civiles inocentes, entre ellos mujeres y niños, son asesinados y se les hace sufrir.

Ese titular británico consideró que la comunidad internacional ha respondido de manera decidida, con el empleo legal y proporcionado de fuerza militar.

Previamente, la primera ministra, Theresa May, había indicado en otro mensaje que no se ha hallado una “alternativa practicable al uso de la fuerza” en Siria ante el ataque perpetrado en Duma el pasado fin de semana.

Antes de autorizar a las fuerzas británicas a intervenir militarmente en el conflicto, la líder tory indicó que se habían agotado “todos los canales diplomáticos posibles”.

May también precisó que la acción militar coordinada, cuyos objetivos son las capacidades de armamento químico de Al Asad, es “limitada y dirigida” y está destinada a que “no escale las tensiones en la región y a hacer todo lo posible para evitar bajas civiles”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.