Fotos: Heberlizeth González

Con 70 años de edad, Carmen Falcón sale a diario para llevar, de poco en poco, agua a su casa. Ella, como cientos de familia en la urbanización La Esmeralda en San Diego, padece los embates de la escasez de un servicio que muchos catalogan de pésimo.

Con apenas dos envases de cinco litros cada uno llega a un llenadero, a unas dos cuadras de su casa, para surtirse de agua. Eran poco más de las 10:30 de la noche de este jueves cuando realizaba uno de los tantos viajes que debe hacer a diario. La acompañaban solo el par de potes deteriorados y una taza a medio llenar de ensalada que le regalaron para la cena. No tiene quien la ayude, ya que su hijo, con el que vive, sufre de esquizofrenia.

“Tienen que investigar qué es lo que está pasando. Aquí los que se favorecen con este problema son los vendedores de agua que andan en camiones cisternas porque la venden bien cara. Que investiguen si hay alguna relación con los vendedores y esto que está pasando desde hace muchos meses”, dijo la vecina.

Esta vecina carga agua hasta la 1:00 am por la escasez.

Fredd Duarte es otro habitante de la zona quien, al igual que la señora Carmen, no recibe agua. Tiene 40 años viviendo en la urbanización y la misma cantidad de tiempo sufriendo por el servicio, un padecimiento que cada día se ha acentuado más. “Antes nos llegaba una vez al día, después una vez a la semana y ahorita tenemos tres semanas que no nos llega el agua y hemos tenido hasta meses”.

Todos los días, junto a su familia, hace entre 20 y 30 viajes para llevar agua a su casa, pues pagar hasta $40 a un camión cisterna no es una alternativa en su caso.

Hasta ahora, muchos habitantes desconocen las razones por las cuales Hidrocentro no está enviando agua a esa urbanización. Supuestamente, producto de los “bajones” de electricidad, se habría quemado una bomba; sin embrago, no ha sido confirmado, por lo que piden una investigación sobre las causas reales de la escasez.

Anteriormente, cuando los vecinos llegaban a pasar meses sin recibir agua y salían a protestar, el mismo día reactivaban el servicio, lo que les genera sospecha sobre qué estaría pasando en la zona.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.