Al gineco-obstetra Jorge Pérez le preocupa la salud de las embarazadas. Sobre todo, las que acuden a la Maternidad del Sur, en Valencia, porque ese centro no está en condiciones para atender a las pacientes, dice. A eso se le suman problemas de malnutrición, derivados de la crisis económica y escasez de insumos que se traducen en la inexistencia del parto humanizado, como asegura el Gobierno nacional.

“Estamos viendo mujeres desnutridas. A tal punto que afecta a su feto y éstos también vienen desnutridos. Esto traería recién nacidos con problemas psicomotores, con problemas de aprendizaje, trastorno para la marcha. Esa es la generación que dentro de 6 y 7 años tendrá escolares afectados biológicamente y de sus funciones psicomotrices”.

Jorge Pérez, ginecobstetra de la Maternidad del Sur. (Foto Dayrí Blanco)

Según comenta Pérez, no es raro ver a mujeres desvanecerse cuando acuden a la revista médica porque tienen horas sin consumir alimentos. Esa es otra razón por la que se puede decir que en Carabobo no existe parto humanizado. Esto comienza, incluso, desde el nivel preconcepcional, cuando antes de salir embarazada se requiere que esté en buena condiciones biológicas, psicológicas y sociales adecuadas para cumplir con el rol de madre.

La Maternidad del Sur no está en condiciones para recibir a pacientes porque no hay personal médico, camilleros ni obreros. A Pérez le impresiona que en el área de quirófano laven la faena sucia en el mismo lugar donde los médicos deben lavarse las manos antes de hacer una cirugía. “Esto va a traer como consecuencia el aumento de infecciones en mujeres: absceso en pared, endometritis puerperal y otras enfermedades”.

Los servicios son pésimos e inhumanos: sin aires acondicionados, con tuberías rotas y los pasillos llenos de agua, en malas condiciones, sin electricidad, los baños con malos olores y solo dos enfermeras para cumplir tratamiento en tres servicios donde hay unas cien pacientes, dijo el doctor.

Sin duda, si las condiciones no están dadas para atender a las embarazadas, menos a las de alto riesgo, añadió Pérez. En meses pasados la Maternidad Hugo Chávez, que las albergaba en la Ciudad Hospitalaria Dr. Enrique Tejera, fue cerrada para recibir a contagiados de COVID-19. “Ahora esas pacientes son atendidas en la Maternidad del Sur#.

Es por eso que el doctor Pérez continúa con su movimiento “Salvemos a la Maternidad del Sur”, que no busca otra cosa que el bienestar de las carabobeñas y el rescate de la maternidad que era ejemplo de buena atención en todo el país, de lo que hoy solo quedan recuerdos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.