(Foto referencial)

Más de ocho millones de personas en Siria, entre ellos tres millones de niños, están expuestas a la detonación de algún dispositivo explosivo abandonado que conserva su potencia destructiva, dijeron hoy dos agencias de la ONU.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y Unicef, la agencia de la ONU para la protección de la infancia, pusieron de relieve ese aspecto del drama que vive Siria con motivo del Día Internacional para la Sensibilización y Asistencia a la Acción contra las Minas.

Según las estadísticas más completas disponibles, al menos 910 niños perecieron y otros 361 fueron mutilados en Siria en 2017 por un explosivo sin detonar.

El problema se ha agravado en los últimos meses, en particular porque los yihadistas del Estado Islámico (EI) colocaron minas y otros explosivos durante sus combates contra las fuerzas gubernamentales y en su huida.

“La situación es alarmante en Al Raqa, donde 200 mil personas han retornado y corren un alto riesgo de morir o quedar mutilados por los explosivos que cubren la ciudad”, señalaron las organizaciones de la ONU en un comunicado conjunto.

Entre octubre y febrero pasados se han reportado 658 casos de personas heridas y 130 muertas por minas, artefactos explosivos diversos y trampas con explosivos, lo que implica una media de seis incidentes diarios.

La OMS y Unicef dijeron que es urgente acelerar los trabajos de desminado y ayudar a los heridos sirios a recuperarse.

Actualmente sólo dos hospitales privados funcionan en Al Raqa y el establecimiento sanitario público más cercano está a cien kilómetros de distancia.

Para los heridos graves o mutilados sólo hay dos centros de rehabilitación física en todo el país, uno en Damasco y otro en Homs.

Una de las consecuencia de la falta de atención a las víctimas es que heridas que podrían curarse a tiempo se convierten en causas de discapacidad de por vida.

La contaminación con explosivos también es un problema grave en Alepo, Dara, en la zona rural de Damasco, en Idleb y Deir al Zur.

Unicef apoya programas de educación contra las minas en escuelas y centros comunitarios donde se enseña a los niños y a aquellos que son responsables de ellos las maneras de identificar y protegerse de explosivos abandonados.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.