(Foto Dayrí Blanco)
COMPARTE

Dayrí Blanco | @DayriBlanco07

60 funcionarios, uno al lado del otro. Todos preparados, listos para reprimir. Los escudos antimotines los identificaban en la alineación planificada: Tres uniformados de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) y uno de la Policía de Carabobo, así hasta formar una fila y bloquear el acceso en ambos sentidos de la avenida Universidad en Naguanagua, a 500 metros del Fuerte Paramacay, donde funciona la 41 Brigada Blindada de la región. Ahí esperaban la llegada de la marcha de autoridades y estudiantes de la Universidad de Carabobo (UC), quienes exigieron el cese de la represión de parte de la Fuerza Armada Nacional. Solo iban a eso, y el objetivo se cumplió.

Fue un recorrido tranquilo. Los manifestantes marcharon 3,17 kilómetros en una hora y 20 minutos — desde el elevado El Viñedo en la avenida Bolívar Norte de Valencia, hasta la Brigada Blindada — a un ritmo inusual, más lento de lo acostumbrado en las movilizaciones de la oposición. Se detuvieron en varias oportunidades, gritaron y cantaron consignas bien aprendidas y repetidas por todos como: “Viva la u, viva la u, viva la universidad”, y “¿Quiénes somos? Venezuela ¿Qué queremos? libertad”. No hubo contratiempos.

En puntos como el estadio de fútbol Misael Delgado y la Redoma de Guaparo había grupos nutridos de personas de la sociedad civil con banderas y gorras tricolor que se sumaron a la marcha de forma espontánea. También se le vio caminar a representantes de instituciones gremiales como Fedecámaras, Capemiac, Colegio de Abogados, y algunos dirigentes políticos regionales.

Ya frente al piquete de la PNB y la policía estadal se mantuvo la tranquilidad. No hubo momentos de tensión esta vez. “Vemos que tienen coordinada y controlada con mucho orden su manifestación”, le dijo el funcionario de la Policía de Carabobo que recibió, a las 11:30 a.m. a la rectora de la UC, Jessy Divo de Romero, al acercarse a los uniformados con una carpeta en sus manos en la que tenía el documento a consignar en el lugar.

Fue una conversación breve entre la autoridad universitaria y la del cuerpo de seguridad. Se acordó que una comisión de no más de 10 personas pasara el cordón antimotín y caminara los 500 metros para poder llegar al destino planteado. “Somos solo ocho”, dijo Divo de Romero. Entraron.

Por casi una hora los manifestantes esperaron. Muchos se acercaban para expresarle a los funcionarios su inconformidad con la manera cómo han sido reprimidas las protestas durante las últimas semanas. “Llegó la hora del movimiento estudiantil” se escuchaba a través de un megáfono y los universitarios presentes, y sentados en el asfalto frente al cordón de seguridad aplaudieron.

Lo siguiente fue honrar un minuto de silencio por los 34 muertos en las manifestaciones de abril de 2017. Le siguió la entonación de Himno Nacional y la participación en alta voz del secretario de la UC, Pablo Aure. Su mensaje fue claro y directo. Le habló a los funcionarios y los que pertenecen a la Fuerza Armada Nacional: “Ustedes son tan pueblo como nosotros. La lucha no es contra ustedes. Pero no deben cumplir órdenes contra los derechos humanos. Se los digo como papá, ustedes pueden ser mis hijos y por eso me duele cuando accionan sus armas contra el pueblo pensando que se están congraciando con algún general. Pido respeto para quienes protestan y para ustedes”.

A su salida de la Brigada Blindada, la rectora se dirigió a todos montada sobre la parte trasera de una camioneta. “Vinimos a decirle a la FAN que somos un solo pueblo, que las armas no pueden ser utilizadas para reprimir manifestaciones porque nos confunden con delincuentes, y el ejercicio de los derechos no es un delito, los delincuentes son los colectivos que actúan al margen de la ley”.

Entre los puntos del documento consignado se exigió la liberación del profesor Santiago Guevara, detenido en la Dirección General de Contrainteligencia Militar en Caracas desde el 22 de febrero. “También pedimos el cese de la represión y libertad para todos los estudiantes presos por razones políticas”.

En la Brigada Blindada la comisión fue recibida por el comandante de la Región de Defensa Integral Central (REDI) M/G Jesús Rafael Suárez Chourio, y el comandante de la Zona Operativa de Defensa Integral (ZODI) de Carabobo, Santiago León Sandoval. La rectora no perdió la oportunidad de preguntar por el proceso de investigación contra los 31 funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) que allanaron el Campus Bárbula de la UC el pasado 5 de abril, y que tendrá sentencia definitiva en 23 días hábiles según oficio entregado a la autoridad de la institución.

Al concluir la actividad los manifestantes se retiraron del lugar. También lo hicieron los 60 uniformados del piquete antimotín. Esta vez no hubo represión. Al menos en esa movilización se cumplió la petición de la comunidad universitaria.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.