Foto: Nairim Colina.

Por un poco más de una hora los venezolanos podrán revivir, luego de 10 años, lo que fue Radio Caracas Televisión (RCTV), mediante un documental que será exhibido este sábado en las salas de Cines Unidos del Centro Comercial Sambil Valencia.

Erika Corrales, periodista de esa casa de comunicaciones y creadora de lo que ella llamó “un sueño hecho realidad” dio a conocer su creación, llamada “Después del Cierre Qué”, Diez años sin RCTV,  la cual narra lo que aconteció en la vida de los miles de trabajadores de la televisora luego del 27 de mayo de 2007, cuando las pantallas del canal seis quedaron en negro.

Fue un año de trabajo el que Corrales pasó de casa en casa y de documento en documento para traer al presente la trayectoria de un canal que narró el diarismo de ese venezolano que sufría y padecía las inclemencias de los últimos gobiernos y que además cumplía con entretener y educar a las familias de todos los sectores del país.

Periodistas de diferentes casas editoras, como Tal Cual y El Nacional hablan de las comunicaciones y de la hegemonía que muchos afirman está cada vez más vigente, con la censura y la autocensura.

¿Qué pasó luego? es una de las preguntas que la periodista se formuló y tras muchas entrevistas se encontró con profesionales que se las ingeniaron para subsistir en una Venezuela que comenzaba a dar señales de cambio. ” Eran heladeros, freelancers y otros las han pasado muy mal porque les quitaron el mantel con la vajilla puesta”.

El cierre representó un problema más allá de la economía, porque la salud de mucho trabajadores se vio comprometida, algunos terminaron con cáncer, problemas nerviosos y depresiones, pues no aguantaron perderlo todo de un día para otro. En el fondo muchos tenían la esperanza de que el difunto, Hugo Chávez cambiaría de opinión.

En sus 20 años nunca pensó hacer un respaldo de su carrera y ahí nació todo. Al volver a los pasillos vacíos de RCTV se percató que ella ayudó a escribir la historia de una Venezuela que vivió tiempos de bonanza y que luego atravesaba cambios sociales y políticos que dieron una vuelta radical a la situación de los primeros cinco años del nuevo milenio.

Este trabajo cuenta con cifras de importantes organizaciones para sustentar y demostrar como la libertad de expresión se ha coartado cada vez más, y todo con las voces de los que lo vivieron, no sólo dentro de Radio Caracas, sino de otros medios como Miguel Henrique Otero y Dhameliz Díaz.

En un principio su idea iba dirigida a estudiantes de comunicación social en los tiempos de persecución, pero luego entendió que era también para el venezolano común que vivió RCTV durante 53 años con Radio Rochela y novelas como La Mujer de Judas o Mi Gorda Bella, que hicieron suspirar al ciudadano mientras disponían de tres horas de la parrilla para informarse de las realidades del país.

El documental sirve para recordar y remover pensamientos sobre que el país puede continuar con una labor periodística intachable a pesar de la persecución.

A su juicio, RCTV representa un legado cultural, de entretenimiento, educación e información que calaba en la sociedad por su variedad de contenidos, que jamás se arrodilló y que se preocupó por calidad sin distinciones.

El proceso de creación del documental no fue fácil porque no hubo apoyos. “Fue un yo con yo. Radio Caracas me vendió los archivos, pero no conté con apoyo de empresas pues tenían miedo de ser perseguidos o perjudicados”. Para ella es como si la sombra de Chávez estuviese latente. Sin embargo fueron los ahorros de su vida los que empleó para que su sueño y aporte para esta sociedad fueran realidad.

A ella le gustaría que todo el país pudiese ver el documental, pero este trabajo es para funciones privadas, debido a que el Centro Nacional Autónomo de Cinematografía no dio los permisos. Acudió a Cines Unidos, que se ofreció  a alquilar una sala, para que un grupo de venezolanos por el costo de 25 mil bolívares pueda rememorar lo que fue RCTV tras 10 años de ausencia en pantalla.

Los comentarios son buenos y malos porque hay una parte que da su visto bueno y le gusta lo proyectado, pero hay otra que aún no olvida lo que Chávez dijo que era RCTV para esa Revolución Bolivariana. “Esa cronología de los problemas de Venezuela sigue ahí después del cierre, y estaba 20 años antes de la llegada de Chávez al poder. Ahora están peor”.

Caracas, Valencia, Porlamar, San Cristóbal son ciudades planteadas para esta primera gira. Barquisimeto, Puerto Ordaz y Maracay están pautadas para el 2018, cuando regresará la gira de “Después del Cierre”.

Corrales llega a la conclusión que lo que vivió el canal fue una especie de Ley del Odio, que arremetió contra el cariño de los venezolanos, porque ese era el canal de todos los venezolanos y no la televisión con clase que otra ofrecía.

Desde el cierre, la televisión involucionó porque los contenidos perdieron sus valores morales y ese deseo de innovar, debido a la falta de competitividad “No hay programas que digan mucho”. Todo eso sumado a una serie de problemas que afectan a la televisión abierta, lo que decantó en un rompimiento de ese triángulo de las comunicaciones: Educar, informar y enseñar.

Venezuela es la palabra que a su juicio mejor describe el documental. Con lágrimas recalca que fueron muchos los momentos grandes del canal de Quinta Crespo que representaron para ella evolución: personal, profesional y formación familiar. “A nadie le gusta que le quiten su casa” dice con la voz quebrada, porque a pesar de 10 años de ese desalojo, ella desea volver a su hogar, RCTV.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.