El Santos
Eduardo Bauermann. Foto cortesía: Lance.

El Santos separó provisionalmente este martes de su plantilla al defensa Eduardo Bauermann, uno de los jugadores acusados de haber recibido sobornos por parte de una mafia que manipulaba los resultados en el fútbol brasileño para favorecer a apostadores.

La decisión se produjo tras la divulgación en la prensa de fragmentos de una conversación telefónica en que la que un apostador amenaza al jugador por no haber cumplido su compromiso de forzar una tarjeta amarilla en su contra para perjudicar a su equipo.

El conjunto paulista informó en un comunicado que le notificó al defensa «que está separado de forma preventiva de los entrenamientos con el equipo profesional a partir de este martes debido a las nuevas revelaciones divulgadas por la Operación Penalidad Máxima 2».

La nota hace referencia a la investigación realizada por la Fiscalía y que permitió desmontar una organización acusada de haber manipulado los resultados de al menos seis partidos de la liga el año pasado, así como de otros cinco de campeonatos regionales.

El Santos separa a un futbolista

Según la Fiscalía, Bauermann recibió un soborno de 50 mil reales (unos 10 mil dólares) a cambio de salir con una tarjeta amarilla en el partido del Campeonato Brasileño del año pasado en el que el Santos empató con el Avaí.

De acuerdo con el organismo, pese a que recibió el dinero, el futbolista no fue sancionado en el partido, lo que motivó la protesta del apostador.

El Santos explicó en su nota que esperará hasta que la Justicia decida si acepta o rechaza las acusaciones contra el jugador para «adoptar nuevas medidas, siempre pensando en preservar a la institución».

«El Santos no tolera los desvíos de conducta y de ética», concluye el comunicado.

Otros clubes brasileños, como Brangantino y Atlético Goianiense, también han separado a jugadores acusados de hacer amaños en los partidos mientras continúan las investigaciones.

La Fiscalía investiga al menos cinco futbolistas de cinco equipos de primera y segunda división por el caso de supuestos amaños.

Según las investigaciones, los jugadores cobraban entre 10.000 y 20.000 dólares para recibir tarjetas amarillas o rojas, cometer penaltis, asegurar un número determinado de saques de esquina, o incluso la derrota de su equipo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.