Una alianza de oposición nicaragüense convocó este martes a un paro nacional el próximo jueves como medida de presión al gobierno del presidente Daniel Ortega para retomar el diálogo y que cese la violencia, que ha dejado 148 muertos en 56 días de protestas.

“Este es un paro cívico y pacífico que abarca a todo el país y a todas las actividades económicas, salvo aquellas relacionadas con la preservación de la vida y la cobertura de servicios básicos para la población”, señaló en un comunicado la Alianza Nacional por la Justicia y la Democracia, que agrupa a empresarios, estudiantes y sectores de la sociedad civil.

El texto leído en conferencia de prensa por José Adán Aguerri, presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada (COSEP), indica que el cese de actividades comenzará a regir a las 00H00 locales (06H00 GMT) del jueves y finalizará 24 horas después.

El país se encuentra semiparalizado desde hace casi dos meses por una ola de protestas contra el gobierno, iniciadas el 18 de abril contra una fallida reforma al seguro social.

“Instamos a todos los dueños de negocios, pequeños y medianos empresarios, profesionales independientes y ocupaciones por cuenta propia a cerrar sus establecimientos”, señaló el comunicado de quienes convocan al paro.

Los opositores demandan al presidente Ortega “una respuesta inmediata” a los obispos católicos, que la semana pasada le propusieron un plan de democratización como base para reanudar el diálogo con la alianza opositora, en busca de una salida a la crisis política y social que vive el país




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.