Las lluvias que azotan a Colombia desde hace meses han ocasionado derrumbes de montañas que afectan las carreteras del país y dejado miles de damnificados. Fotografía de archivo. EFE/Ricardo Maldonado Rozo

Dos personas murieron y otras 23 resultaron heridas como consecuencia de las torrenciales lluvias y vientos huracanados que azotaron por más de cuatro horas a la ciudad colombiana de Medellín, informaron este domingo las autoridades.

El Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Desastres de Medellín (Dagrd) confirmó el rescate de los cadáveres de dos personas que quedaron atrapadas en un vehículo que entró a un deprimido que estaba inundado.

Luis Estrada Suárez y Alexandra Salazar no pudieron salir del automóvil al que se le filtró el agua a la cabina. Las autoridades investigan la razón que llevó a la pareja a tomar esa vía que otros conductores evitan cuando llueve porque se inunda.

Los vientos de hasta 100 kilómetros por hora y los fuertes aguaceros exigieron un despliegue de los organismos de socorro de Medellín que recibieron más de 180 llamadas de auxilio.

La directora del Dagrd, Laura Duarte, dijo a periodistas que las fuertes lluvias también hicieron que varias estructuras de los alumbrados navideños de la ciudad se fueran al suelo dejando 23 personas heridas, ninguna de gravedad.

Entre los heridos hay seis menores de edad y 17 adultos que paseaban por la zona en donde están los alumbrados. “Nueve de ellos fueron llevados a centros asistenciales para continuar su atención”, dijo la funcionaria.

Las lluvias que azotan a Colombia desde hace meses han ocasionado derrumbes de montañas que afectan las carreteras del país y dejado miles de damnificados.

El más reciente ocurrió el pasado 9 de enero en el departamento del Cauca (suroeste), en donde un derrumbe en el municipio de Rosas dejó a 920 personas sin vivienda.

El enorme alud también taponó con millones de metros cúbicos de tierra un tramo de la Vía Panamericana, la principal del suroeste de Colombia, que tiene aislado al departamento de Nariño del resto del país.

No hubo muertos porque las autoridades evacuaron a la población que había alertado del agrietamiento del suelo.

El presidente colombiano, Gustavo Petro, que la semana pasada visitó Rosas, prometió la compra de terrenos para reubicar a los damnificados.

Con relación al cierre de la vía Panamericana dijo que en un mes se podrá dar una solución provisional que permita conectar al país con el departamento de Nariño, limítrofe con Ecuador.

Entre las medidas está un puente aéreo, la adecuación de carreteras vecinales para que puedan transitar los camiones con mercancías e, incluso, una conexión marítima que permita sacar desde el puerto de Tumaco los productos de Nariño hacia Buenaventura.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.