Los testigos del hecho. Foto: (Andrés Galindo)
COMPARTE

Tres personas, entre ellas un niño de dos años, murieron durante un presunto enfrentamiento con funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), ocurrido la tarde del viernes en el barrio Las Flores, al sur de Valencia.

Las víctimas fueron identificadas como Albert Josué Martínez Morales de 22 años, su hijo Denninson José Martínez Herrera de dos años, y José Javier Barriento Rojas.

Sobre este hecho se manejan dos versiones. Familiares de Martínez Morales aseguran que era un joven que trabajaba como pescadero, en la vía principal del barrio La Democracia. Su papá le dejó el puesto luego de fallecer hace seis meses.

Además de la pescadería, también se dedicaba a vender insumos para arreglar los cauchos de las motocicletas. Justo el viernes casi entrada la noche, fue a entregar un parche de caucho con su hijo en una moto prestada, cuando consiguió la muerte.

Los parientes narraron que en la escuela Regino Peña, que está a la entrada del barrio Bella Vista, estaban sacando el Carnet de la Patria, por lo que allí estaba concentrada gran cantidad de personas. Una comisión del Cicpc estaba siguiendo a otro sujeto que andaba en una moto color negra, desde un Ford K. Lo alcanzaron y le dispararon por lo que todos los que estaban en la escuela salieron corriendo.

Martínez Morales iba pasando con su hijo y prefirió retirarse del lugar, pero en ese mismo momento un funcionario disparó y alcanzó al niño en un costado. El muchacho siguió conduciendo, tal vez para llevar al pequeño a un CDI, pero la comisión policial lo seguía. Por el mismo nerviosismo por lo que ocurría, chocó contra una pared y el niño cayó al piso. Aparentemente para el momento ya el niño había muerto. Se bajó, lo agarró y se metió en una vivienda de un conocido para resguardarse. Cuando intentó saltar una pared con el pequeño, fue alcanzado por las balas de una policía.

Parientes del fallecido cuestionan el hecho de que la funcionaria haya envuelto al pequeño en una sábana y lo haya trasladado a la morgue en su carro. Aseguran que Martínez Morales no portaba armas de fuego y que nunca en su vida estuvo detenido en ningún puesto policial.

Los familiares de Barriento Rojas, no estaban en la mañana en la morgue.

VERSIÓN DE LA POLICÍA

La versión policial da cuenta de que los funcionarios estaban tras la pista de dos sujetos que iban a recibir un dinero proveniente de una extorsión, para la entrega de un vehículo.

Estaban en la zona donde se realizaría la entrega controlada del dinero, pero nunca se imaginaron que uno de los presuntos delincuentes iba a llegar al sitio con su hijo. Cuando se produjo el supuesto enfrentamiento, el pequeño de dos años lamentablemente resultó herido en un costado, pero su padre intentó darse a la fuga y fue perseguido, con el saldo antes mencionado.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.