Bajo la lluvia, centenares de feligreses valencianos partieron desde la avenida Bolívar a la altura de El Tijerazo en la procesión de antesala a la beatificación de la madre Carmen Rendiles el próximo 16 de junio en el estadio universitario de Caracas. Declaración dada por el papá Francisco el pasado 18 de diciembre del año pasado.

La procesión partió a las siete de la mañana y llegó hasta la Catedral de Valencia, donde el monseñor Reinaldo del Prette, arzobispo de Valencia presidió la homilía en conmemoración de este acontecimiento que trae consigo un sentimiento de orgullo venezolano, al convertirse la Madre Carmen Rendiles, en la tercera beata del país, luego de José Gregorio Hernández y la Madre María de San José.

El monseñor habló de la sencillez y humildad que caracterizó a la madre Carmen Rendiles, fundadora de la Congregación Hermanas Siervas de Jesús; “una mujer sencilla, humilde, luchadora, que irradiaba fe y esperanza, bondades que la hizo merecedora de tan significativo reconocimiento”.

 

Y en la catedral de Valencia estaba el “milagro testificado” que logró que se nombrara beata nuestra madre Carmen Rendiles, la doctora Trinett Durán de Branger, para quien es “indescriptible” esta declaración, y la llena de una gran compromiso ante papa Dios, la humanidad y para consigo misma, como testimonio viviente al representar el milagro que hizo posible la beatificación.

 

La doctora había recibido, hace 14 años, una descarga eléctrica durante una operación en el hospital Pérez Carreño de Caracas, la cual la había dejado paralizado el brazo derecho, con algunas atrofias. Su fe inquebrantable en la Madre la hizo ir todos los días para pedirle su sanación. “No fue necesario ninguna cirugía, me curó por obra y gracias del Espíritu Santo”, exclamó Trinett Durán.

En el transcurso de la homilía, en la que también estuvo presente el párroco de la Catedral, Pedro De Freitas, hubo la presentación de los niños, niñas y jóvenes que forman parte de la Unidad Educativa Colegio Betania, institución fundada por la Madre Carmen. Institución actualmente dirigida por la hermana María Romero, quien también expresó su gran alegría.

Se trató de una caminata intercolegial en acción de gracias por la pronta proclamación de la tercera Beata Venezolana y la primera caraqueña, la Madre María Carmen Rendiles Martínez, fundadora de la congregación Venezolana de las Siervas de Jesús. “Su carisma se basó en vivir, conocer y amar a Jesucristo Eucaristía y en unión con la Santísima Virgen María orar y sacrificarse por el sacerdocio católico”.

Desde este carisma, esta congregación emprenden y realizan todo su servicio pastoral, entre ellos, evangelizar a través de la educación en valores humanos y cristianos, como lo hacen en la Unidad Educativa Colegio Betania de la ciudad de Valencia, primera casa fundada por esta insigne venezolana fuera de Caracas donde se encuentra la Casa Madre de la Congregación. “Viva Jesús Hostia, por siempre. Es nuestra divisa”.

La vida de la Madre Carmen

María Carmen Rendiles Martínez, nació en Caracas, el 11 de agosto de 1903. Fue la tercera hija del matrimonio formado por Ramiro Rendiles y Ana Antonia Martínez.

Nació sin el brazo izquierdo, circunstancia que nunca le impidió lograr cada una de sus metas y ayudar al prójimo.

Desde joven experimentó inquietud religiosa y fue admitida en 1927 en la congregación francesa Siervas de Jesús en el Santísimo Sacramento.

Para 1946, fue nombrada superiora de dicha congregación en Venezuela.

En 1965 creó una congregación religiosa llamada “Siervas de Jesús” y realizó un trabajo que dejó huella de dedicación, humildad y amor al prójimo.

Además de Caracas, su labor se extendió a Valencia, Margarita, San Cristóbal, Mérida.

En el exterior se le conoce su trabajo pastoral en San José de Cúcuta y Bogotá, en Colombia, y Quito, en Ecuador.

Camino a la Beatificación

En 1995 se inició la fase diocesana de la Causa de Beatificación y Canonización de Madre Carmen.

Luego de las plenarias de teólogos y cardenales, el papa Francisco firmó el decreto de Venerabilidad en 2013.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.