(Cortesía)

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela en el exilio autorizó este viernes la formación de una “coalición militar” internacional en “misión de paz” que sirva para lograr que llegue la ayuda humanitaria urgente al país.

En una declaración de emergencia humanitaria, los jueces del legítimo TSJ de Venezuela solicitan a la comunidad internacional el apoyo a la apertura de un canal de ayuda humanitaria por medios diplomáticos o por cualquier otro, incluida una coalición militar en misión de paz.

El Supremo en el exilio ordena además a la Fuerza Armada Nacional y a los cuerpos de seguridad del Estado y la Fiscalía General de la nación que contribuyan a la “materialización inmediata de la ayuda humanitaria internacional” (…) y el ingreso de “medicinas, alimentos y víveres”.

También pide que se permita el ingreso en Venezuela de personal técnico, médico y militar necesario para garantizar la efectiva provisión logística, de seguridad y distribución de dicha ayuda humanitaria.

A la vez, exhorta a Juan Guaidó, jefe del Parlamento y reconocido por más de cuarenta países como presidente encargado de Venezuela, a que continúe realizando todas las acciones y utilice todos los recursos materiales y humanos para lograr, sin dilación alguna, la apertura de un canal internacional de ayuda humanitaria”.

El Supremo en el exilio señala en el documento divulgado este viernes que la medida decretada por la Sala Constitucional debe ser acatada y ejecutada de forma inmediata e incondicionalmente, so pena de incurrir en la responsabilidad de desacato prevista en el ordenamiento jurídico.

La medida decretada por el TSJ legítimo se produce en momentos en que la asistencia humanitaria internacional se está reuniendo en un centro de acopio en la ciudad fronteriza de Cúcuta (Colombia) con Venezuela.

Los primeros nueve camiones con ayuda humanitaria enviada por Estados Unidos para Venezuela llegaron el jueves a la citada ciudad colombiana, cercana a las venezolanas de San Antonio del Táchira y Ureña, cuyos pasos fronterizos han sido históricamente los más dinámicos entre los dos países, que comparten una frontera de 2.219 kilómetros.

Pero Nicolás Maduro, que niega que en el país exista una crisis humanitaria, ha bloqueado las autopistas de entrada a Venezuela desde esa zona y dice que los insumos de ayuda humanitaria -en su mayoría alimentos y medicamentos- son un “regalo podrido”.

La ayuda humanitaria es pedida no solo por los venezolanos sino también por gremios como el de los enfermeros que solicitaron este jueves a Maduro permitir el ingreso de la asistencia.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.