Alanamiento UC
Estudiantes visitaron la sede de El Carabobeño para contar su historia. Foto: Vicente Soto
COMPARTE

Mario Marcoci, estudiante de Derecho, cumplía sus labores de becario en la Federación de Estudiantes Universitarios cuando escuchó un fuerte escándalo. Se decía que la Guardia

Mario Marcoci, estudiante de Derecho. Foto: Vicente Soto

Nacional Bolivariana (GNB) había tomado la facultad de ingeniería. Cuando intentó salir a verificar la información, se vio rodeado por un grupo de efectivos que lo golpearon y arrancaron su carnet. Sin mediar palabras le propinaron tres perdigonazos.

 

 

Allanamiento UC
Marcoci recibió tres perdigonazos. Foto: Vicente Soto

“Ese fue el momento donde las cosas salieron de control”, relató Morcoci aún impresionado por el hecho. De visita en El Carabobeño, denunció que los uniformados arremetieron contra los estudiantes sin ninguna razón, algunos sufrieron fractura de tibía y tobillo debido a los perdigonazos a quemaropa.

Marcoci luchó por regresar a la Federación para resguardarse junto a sus compañeros, pero los efectivos rompieron las ventanas y arrojaron bombas lacrimógenas. Varias horas después logró salir y recibir atención médica.

Al menos 20 estudiantes compartieron la vivencia de Morcuci durante el allanamiento que efectivos de GNB, Policía Nacional (PNB) y Policía de Carabobo perpetraron el pasado miércoles en la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Carabobo (UC).

Luis Yaguarate, estudiante UC. Foto: Vicente Soto

Luis Yaguarate estaba cerca del Arco de Bárbula cuando llegaron los efectivos. Cuando comenzó a salir la gente del barrio se resguardó en la facultad de ingeniera. Uno de sus compañeros, Romer Cedeño, estudiante de Ingeniería, llevaba muletas y no logró escapar de los efectivos, quienes lo golpearon y le hirieron con un perdigón en la cabeza. Yaguarate aseguró que la mayoría de los estudiantes heridos estaba en clases, no en la protesta.

Leonel Salas, profesor de la cátedra de Medicina Legal, recibió instrucciones del decano de Ciencias Jurídicas y Políticas, David Rutman, para supervisar la situación en el campus. Cuando llegó observó que todos los accesos a la universidad estaban cerrados por una manifestación pacifica. “Decidimos resguardar los estudiantes en la facultad de ingeniera. Estaban sentados en los alrededores esperando que terminara el conflicto con los manifestantes, pero los funcionarios entraron a la facultad y los agredieron”.

Leonel Salas, profesor de la cátedra de Medicina Legal. Foto: Vicente Soto

Salas se identificó inmediatamente como profesor. Esperaba calmar los ánimos, incluso rogó a los funcionarios que no arremetieran contra los estudiantes, pero también resultó agredido. Insistió en que en la zona no había ningún manifestante, pero continuaron disparando. “Los guardias solo hacían referencia a que tenían ordenes superiores y que las harían cumplir como fuese y al costo que fuera”. El docente universitario no encuentra justificación a que le hayan disparado a estudiantes que solo esperaban que terminara la manifestación para regresar a sus casas.

Los heridos recibieron disparos de perdigones en la espada, cabeza , brazos y piernas. Algunos sufrieron fracturas y fueron intervenidos quirúrgicamente en la Clínica Naguanagua.

Salas aseguró que este acto fue un ensañamiento contra los estudiantes y una violación de la autonomía universitaria. Los guardias entraron 6 veces, suponen que para recargar. Cuando los alumnos buscaban resguardarse en salones, les lanzaban bombas lacrimogenas. “Allí se estaban ahogando, no les permitían salir”.

El profesor posteó en las redes sociales un video que evidencia la agresión de los uniformados hacia los estudiantes. Presume que esta fue la razón por la cual recibió una orden de visita domiciliaria por parte de Funcionarios del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc).

“La guardia no solo entró, también robó”

Yaguarate, dirigente del movimiento estudiantil 555, denunció que a los vigilantes y estudiantes que se encontraban en la facultad los efectivos les robaron dinero y teléfonos móviles. Aseguró que lo ocurrido el miércoles fue una violación a la autonomía universitaria.

El estudiante rechazó el allanamiento del la UC, lo calificó como una accción cobarde del Gobierno al haber atacado a mansalva a estudiantes, profesores y trabajadores de la casa de estudio.

Estudiantes, profesores y trabajadores marcharán junto a la rectora Jessy Divo de Romero a introducir un oficio en la fiscalía para denunciar la violación de la autonomía.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.