Vecinos de Paseo Venezuela en Naguanagua pasan la cuarentena entre cloacas y putrefacción
(Foto Rosimar Sánchez)

Carmen Rivero está cansada de despertarse con el mismo olor todas las mañanas. No es agradable que lo primero que perciba sean olores fétidos y putrefacción, a causa de un bote de aguas negras en la parte externa del conjunto residencial Parque Parima II en Naguanagua.

El desbordamiento de aguas cloacales se extiende por la avenida Paseo Venezuela de La Granja Quintas y afecta también a los habitantes de los edificios Tennis Garden y Wimbledon. Desde hace más de tres meses, Carmen junto a unas 500 familias más conviven en medio de olores nauseabundos y contaminación.

(Foto Rosimar Sánchez)

Las moscas, roedores y otros animales han proliferado en este tiempo. Para Carmen, la situación es inaguantable.

(Foto Rosimar Sánchez)

Como el bote de aguas negras se encuentra en los alrededores del cuarto de basura del conjunto residencial Parima II, los vecinos tuvieron que colocar la basura en el área de salida vehícular del edificio para que los trabajadores del aseo urbano pudieran recoger los desechos sin entrar en contacto con el agua contaminada.

(Foto Rosimar Sánchez)

En la zona residencial, la acera ya no cumple su función. Las personas no pueden caminar por ahí por el desbordamiento de la cloaca. “La gente que caminaba por esta acera ya no puede hacerlo. Ahora se van por la avenida, con el peligro de que pase un vehículo y los pueda atropellar”.

(Foto Rosimar Sánchez)

Niños y ancianos son los más afectados con esta problemática. En la avenida Paseo Venezuela está ubicado un gimnasio al aire libre, donde los vecinos lejos de oxigenarse con aire fresco, inhalan olores putrefactos.

Carmen no justifica que a pocos metros del bote de aguas residuales esté el llenadero de Agua Drácula.

(Foto Rosimar Sánchez)

Sin respuesta de las autoridades

Rita Castillo es habitante del edificio Wimbledon. Al igual que Carmen, está hastiada de pasar la cuarentena por COVID-19 en medio de malos olores e insalubridad.

Castillo indicó que hace más de un mes, una cuadrilla de la Hidrológica del Centro junto al personal de la Alcaldía de Naguanagua intentaron destapar la tubería pero no encontraron el cachimbo.

Los funcionarios públicos prometieron regresar para romper la acera y explorar la causa de la obstrucción de la cloaca, pero hasta la fecha esto no ha sucedido. Cuando hicieron la acera taparon el cachimbo de Parima II y por eso cuando vino la cuadrilla de Hidrocentro para hacer el destapado de la obstrucción de la cloaca no lo encontraron”.

(Foto Rosimar Sánchez)

Castillo señaló que esta semana el personal de la Alcaldía de Naguanagua le comunicó a los vecinos, de manera informal, que el bote de aguas negras era un problema interno del conjunto residencial Parima II, y por ende, debían arreglarlo por sus propios medios. “Es una situación que no es de Parima II, está en la vía pública y por lo tanto le corresponde a las autoridades solucionarlo”, afirmó Castillo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.