foto cortesía

Venezuela emprenderá las acciones legales correspondientes, tras la colisión con un buque de pasajeros de bandera portuguesa que ocasionó el hundimiento del guardacostas Naiguatá de la Armada venezolana, cerca de la Isla La Tortuga.

Un comunicado de la Armada detalla que el buque de la Fuerza Armada realizaba un procedimiento de control de tráfico marino, cuando fue embestido a la medianoche del lunes por el buque Resolute, de 122 metros de largo y 8 mil 300 toneladas de desplazamiento. “Esto generó daños de gran magnitud y ocasionó la zozobra del referido guardacostas”.

Según el comunicado, la acción del buque «Resolute» se considera cobarde y criminal, toda vez que no asistió al rescate de los tripulantes, incumpliendo la normativa internacional que regula el salvamento de la vida en la mar. “Este buque actualmente se encuentra en el puerto de Willemstad, capital de Curazao, donde atracó en horas de la mañana del día de hoy”. Se desconoce si llevaba pasajeros.

Nuestras labores de búsqueda y salvamento inmediatas, aunado al desempeño profesional y valiente de nuestros efectivos, permitieron el rescate íntegro de la tripulación, detalla el escrito.”El Estado venezolano emprende las acciones legales correspondientes”.

Se conoció que se trata del buque de vigilancia GC-23 Naiguatá. Pertenece al comando de guardacostas de la Armada. Es de fabricación española y estaba en servicio desde 2011.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.