Avenida Branger con Michelena tiene más cinco años con vialidad deteriorada. (Foto: Cortesía)
COMPARTE

Astrid Rodríguez / @AstridCRdriguez

Cinco años, ese es el tiempo que lleva laborando Rachel Mendoza en un mini restaurante en la avenida Branger con Michelena. Antes que iniciara su trabajo en ese establecimiento, la vialidad de la zona estaba destrozada.

La acumulación de aguas residuales desbordadas mantiene el asfalto dañado. Esquivar los huecos es casi imposible, por cualquier parte donde el conductor quiera pasar se encontrará con alguna grieta de menor o mayor tamaño.

Daños en el asfalto por el desbordamiento de aguas. (Foto: Cortesía)

Mendoza comentó que en noviembre de 2016 la Alcaldía de Valencia asfaltó parte de la vialidad donde se encontraban los huecos. Pero esto no duró mucho tiempo, el agua se encargó de socavar el asfaltado.

El problema del desbordamiento de cloacas es competencia de la Hidrológica del Centro. Hasta que no se solucione el bote de aguas negras el asfaltado volverá a ceder una y otra vez. Mendoza fue testigo como en tan solo un mes los huecos en la vía reaparecieron a pesar del asfaltado.

El desbordamiento de aguas residuales comienza en la panadería que está a la altura de la avenida Lara con Branger, son unas tres cuadras desde el punto inicial del bote de cloacas hasta la Branger con Michelena donde se acumula estos residuos, relató Rachel Mendonza.

El vendedor Wilfred Correa, de una tienda de baterías para carros, comentó que los problemas en la vialidad y bote de aguas negras se ha mantenido por más de cinco años. Los clientes y trabajadores deben soportar los malos olores provenientes del desbordamiento.

Los peatones y trabajadores de los comercios adyacentes no son los únicos afectados, los vehículos sufren daños en los cauchos, motor, tren delantero, amortiguadores, entre otras partes automotrices.

Vehículos sufren daños generados por el constante paso por vías repletas de huecos. (Foto: Cortesía)

Julián Martín, conductor frecuente de la zona, detalló que la vialidad deteriorada aumenta los daños en su vehículo, si normalmente realizaba cambio de algún respuesto cada año, ahora cada seis meses debe conseguir nuevas  piezas porque se dañan con mayor rapidez.

Martín resaltó que los altos precios ponen cuesta arriba el mantenimiento de un vehículo, “los constantes huecos, no solo en esta vía sino en otras también, dificultad el cuidado de los carros”

Otras de las problemáticas presentes en la Branger con Michelena por el daño en la vialidad es el retraso vehícular. Los carros deben pasar lentamente por los huecos generando colas, sobre todo en las llamadas horas pico, es decir las 8:00 de la mañana, 12:00 del mediodía y 6:00 de la tarde.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.