Hong Kong vivía el lunes 11 de noviembre de 2019 una nueva jornada de protestas callejeras y enérgica reacción policial, con utilización de gases lacrimógenos. AFP

Hong Kong vivió el lunes una de las jornadas más violentas y caóticas en cinco meses de movilización prodemocracia, con un manifestante herido de bala, un hombre al que prendieron fuego y la circulación paralizada en toda la ciudad.

Los manifestantes, que multiplicaron las acciones para bloquear los transportes en el inicio de la semana laboral, reaccionaron rápidamente al video publicado en Facebook en el que se ve a un policía disparando a quemarropa a uno de los suyos en el barrio de Sai Wan Ho, en el noreste de la isla de Hong Kong.

Se erigieron barricadas en las carreteras en numerosos sectores de la megalópolis, mientras manifestantes radicales vandalizaron estaciones de metro y empresas a las que acusan de ser favorables al gobierno local o a Pekín.

Una foto extraída de un video grabado por Cupid News el 11 de noviembre de 2019 en el que se ve a un policía disparando a un manifestante vestido de negro en Hong Kong. AFP

Por otra parte, un hombre con el rostro cubierto roció a otro hombre con un líquido inflamable, antes de prenderle fuego en un ataque particularmente violento. Las imágenes grabadas por testimonios se difundieron rápidamente en las redes sociales.

La policía acusó a un manifestante de ser el responsable de este ataque, y a “alborotadores” de otros diversos actos de violencia, como el hecho de haber arrojado un cóctel molotov a un tren.

Reino Unido, antigua potencia colonial que devolvió Hong Kong a China en 1997, consideró “profundamente inquietante” la violencia registrada el lunes.

Y dijo estar “seriamente preocupados por la violencia actual y la escalada entre los manifestantes y la policía”, afirmó un portavoz del ministerio de Relaciones Exteriores.

“Los manifestantes deben evitar la violencia, y la policía no debe responder de manera desproporcionada”, agregó en un breve comunicado.

“Todo el mundo sale perdiendo”

“Obstinarse con este saqueo no hace más que agravar una situación en Hong Kong donde todo el mundo sale perdiendo”, lamentó por su parte el portavoz de la policía John Tse en una rueda de prensa.

Un hombre es detenido durante una manifestación en Hong Kong, el 11 de noviembre de 2019. AFP

La jefa del ejecutivo local, afín a Pekín, Carrie Lam, aseguró durante una rueda de prensa que la violencia no conllevaría ninguna concesión del gobierno.

La excolonia británica atraviesa desde hace cinco meses una grave crisis política, con manifestaciones casi diarias, y cada vez más violentas.

Los manifestantes parecían conmocionados por el video publicado en Facebook en el que se ve a un policía abrir fuego contra un manifestante con el rostro tapado, en un cruce de Sai Wan Hon.

En las imágenes se ve a un oficial de policía tratando de controlar físicamente a una persona con una chaqueta blanca en un cruce bloqueado por los manifestantes.

Otro hombre enmascarado, vestido de negro, se acerca y el policía le dispara al cuerpo. El desconocido se desploma de inmediato, llevándose las manos al abdomen, e intenta levantarse antes de que la policía lo reprima contra el suelo.

Segundos más tarde, se oyen otros dos disparos y otro policía inmoviliza en el suelo a otro manifestante vestido de negro. En la calzada hay manchas de sangre.

“Ya no tiene sentido”

La policía indicó que una persona fue alcanzada por una bala, y las autoridades hospitalarias precisaron que un hombre de 21 años había sido ingresado con una herida de bala.

Tse precisó que el hombre al que habían prendido fuego en el barrio de Ma On Shan, a unos 20 km al norte del barrio financiero de Hong Kong, fue hospitalizado en estado crítico.

Lugar exacto donde un policía disparó a un manifestante, el 11 de noviembre de 2019 en Hong Kong. AFP

Los disparos de Sai Wan Ho, el lunes, no han hecho más que avivar una situación ya de por sí explosiva.

“No entiendo por qué la policía se muestra tan brutal y la toma con manifestantes. Ya no tiene sentido. Creo que esto está fuera de control”, declaró una informática de 22 años, que dio el nombre de Chan, en una protesta en Sai Wan Ho.

La tensión aumentó aún más después de la muerte el viernes de un hombre de 22 años, Alex Chow, que cayó cinco días antes desde un estacionamiento de varios pisos durante los enfrentamientos en Tseung Kwan O (este).

“¡Asesinos!”

Desde la muerte de Chow las manifestaciones han reunido a decenas de miles de personas todos los días.

El lunes, desde muy temprano, varios barrios eran escenario de acciones de bloqueo de todo tipo. Los manifestantes atacaron las estaciones de metro de Hong Kong, que normalmente son notablemente eficientes.

“¡Asesinos!”, coreaban los participantes. “No iba armado [el manifestante]. ¿Qué amenaza representaba para la policía?”, lanzó una empleada de oficina de 29 años, que se identificó como Elaine.

Es la tercera vez desde el comienzo de la movilización que un manifestantes resulta herido de bala real. Las dos primeras víctimas, en octubre, sobrevivieron. AFP




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.