Felipe González, expresidente de España (Foto EFE).
COMPARTE

El expresidente español Felipe González dijo que sigue dispuesto a mediar entre el gobierno de Nicolás Maduro y la oposición venezolana, aunque con una condición: Aceptar como punto de partida el cumplimiento de la constitución.

“Yo para ayudar a Venezuela, como para ayudar a la paz en Colombia, estoy siempre disponible, pero para perder el tiempo no”, señaló el político.

González, jefe del ejecutivo español entre 1982 y 1996, acaba de regresar de un viaje a Colombia, donde forma parte del grupo internacional creado para verificar que se cumplan los acuerdos de paz.

A pesar de su conocimiento de la región, no todos creen que el exmandatario sería buen candidato para interceder en la crisis venezolana.

Además de asesorar a los abogados que ejercen la defensa internacional del opositor venezolano encarcelado Leopoldo López, González ha protagonizado duros argumentos con altos cargos del gobierno de Caracas y con el propio Maduro.

Otro expresidente español, el también socialista José Luis Rodríguez Zapatero, ha protagonizado los últimos intentos de mediación que el Vaticano impulsó hace un año. La irrupción de González en el escenario se podría interpretar como un desplante a Rodríguez Zapatero, cuyo papel siempre fue criticado por la oposición.

“El supuesto diálogo nunca lo fue porque no cumplía que la mediación fuera aceptable por las dos partes ni tampoco había puntos concretos de un acuerdo previo para empezar a dialogar”, señaló González. “Era una especie de diálogo por el diálogo que no consiguió sino malgastar un tiempo que Venezuela no tiene”.

González dijo a Associated Press, que no se habían celebrado encuentros entre los dos expresidentes españoles para conversar sobre Venezuela, a pesar de que él había ofrecido su ayuda en varias ocasiones.

 

La tensión en Venezuela se ha recrudecido tras la denuncia de un supuesto ataque contra el gobierno de Maduro y la decisión del Tribunal Supremo de Justicia de limitar las competencias de la fiscal general y allanar el camino para su destitución.

Dado que Maduro ha convocado para el 30 de julio la formación de una Asamblea Constituyente que redacte una nueva carta magna para el país, González dice que “el tiempo se agota para Venezuela”. También afirma que no excluye viajar a Caracas durante las próximas semanas a pesar de la incertidumbre. “Haría de buena fe todo lo que haga falta en un momento como éste si estoy convencido de que ayuda a la solución en la que creo, no si interfiere en esa solución”.

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.