COMPARTE

Nuestros hijos pasan la mayor parte del día en sus colegios y guarderías; sin embargo, pocas veces nos preocupamos por los hábitos urinarios e intestinales mientras ahí se encuentran. La apariencia de un salón de baño puede impactar negativamente en los niños, forzándolos a crear malos hábitos, problemas urinarios o intestinales que pueden resultar en disminución de la autoestima del niño que lo padece. Por este motivo, les traigo unos tips importantes para mantener y mejorar los hábitos higiénicos de nuestros hijos.

Primero ¡debemos saber cómo funciona nuestra vejiga! La orina que se forma en los riñones llega a la vejiga, donde se almacena hasta que se encuentra casi llena, y le avisa al cerebro que es momento de orinar. Cuando tú decides el lugar y momento adecuado, el cerebro le da la orden a la vejiga para que vacíe toda la orina que se encuentra en su interior almacenada.

Ir al baño debe ser relajante… El niño debe acostumbrarse a acudir al baño cuando sienta la necesidad, incluso en la escuela. Debe hacerlo con calma para estar seguros que ha vaciado su vejiga por completo, evitando apretarse el abdomen o pujar para orinar. Si es posible, al menos en casa, al sentarse en el baño colocarles un escalón debajo de sus pies para que se apoyen, brazos relajados, manos en las rodillas y espalda recta hacia adelante. Las niñas sentadas completamente y los niños pueden estar sentados o de pie, realizando la limpieza siempre de adelante hacia atrás.

¿Esperar hasta el receso? Es clave que los maestros tengan conocimiento que así como los riñones producen orina constantemente, la vejiga la va almacenando y se llena de forma progresiva. Cuando se le pide a un niño que espere para orinar, él puede obviar este primer deseo de orinar, hasta que llega un momento en el que ya no puede aguantar más y ocurre la incontinencia.

¿Sabías que…?

  • El difícil acceso al baño aumenta el riesgo de infecciones e incontinencia.
  • Niños con problemas de incontinencia tienden a ser víctimas de bullying.
  • La incontinencia puede tener un impacto negativo en la calidad de vida del niño y aumenta el ausentismo escolar.
  • Muchos niños que tienen una mala percepción de los baños de sus escuelas, adquieren malos hábitos durante su etapa escolar.

Mensaje para padres y maestros

  • A los niños se les debe permitir ir al baño cuando sientan la necesidad.
  • Si un niño siente con mucha frecuencia el deseo de ir al baño, debería ser evaluado por un especialista para descartar algún problema y hacer las correcciones necesarias.
  • Los escolares están en el derecho de tener acceso a baños limpios, dotados con papel higiénico, jabón, agua, papel absorbente dentro de su escuela.
  • Si el niño tiene algún problema de salud, debe facilitársele el acceso al baño.

Muchas actitudes, comportamientos y creencias se generan durante la infancia, por eso ¡debemos reforzarles buenos hábitos a nuestros hijos desde edades tempranas para tener adultos sanos!

 

 




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.