COMPARTE
El muro de Berlín o “Muro de la vergüenza” cayó el 9 de noviembre de 1989, después de separar la comunista Alemania Oriental de Alemania Occidental (República Federal Alemana) por 28 años.
Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial en 1945, Alemania como una de las potencias perdedoras bajo el régimen Nazi de Hitler, quedó ocupada por las fuerzas aliadas que habían luchado en el conflicto, siendo dividida en cuatro zonas administradas por los tres países vencedores (EEUU, Inglaterra y URSS) más Francia. Las regiones administradas por los Estados Unidos, Francia, Inglaterra se fusionaron en 1949 para contrarrestar cualquier influencia política, económica o militar desde la zona de ocupación soviética, quedando bajo un próspero régimen capitalista (análogo al milagro japones post-guerra).
El muro fue construido el 13 de agosto de 1961 por la comunista Alemania Oriental (autoproclamada República Democrática Alemana o RDA), con la finalidad primordial de separar a la RDA de Alemania Occidental (RFA) para así evitar la masiva inmigración, la fuga de cerebros y capitales del lado comunista de Alemania que se venía experimentando. El muro se extendía 45 kilómetros que dividían la ciudad de Berlín en dos partes y 115 kilómetros que separaban a la parte occidental de la ciudad de los territorios de Alemania Oriental. Fue uno de los símbolos más conocidos de la Guerra Fría y de la separación post-guerra de Alemania, hasta su derrumbamiento el 9 de noviembre de 1989.
Antes del levantamiento del muro existían restricciones migratorias en la Alemania oriental comunista, pero sin embargo unos 3.5 millones de alemanes del este se habían movilizado hacia Alemania Occidental para escapar las precarias condiciones económicas, los altos niveles de desempleo y los altos índices inflacionarios. Con el muro la RDA logró limitar la excesiva migración entre las zonas, pero unas 5.000 personas habrían intentado escapar sobre el mismo, con la muerte resultante de al menos 70 personas (270 según la Fiscalía alemana, de las cuales 33 serían por causa de minas antipersonales).



Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.