¡Feliz día de las madres! (Cortesía)
COMPARTE

Mientras algunos atribuyen la celebración del Día de la Madre a una estrategia mercadotecnia y comercial, la realidad es que su origen tuvo un sentido muy diferente.

Las celebraciones por el día de la madre se iniciaron en la Grecia antigua, en las festividades en honor a Rhea, la madre de Júpiter, Neptuno y Plutón.

El origen del actual Día de la Madre se remonta al siglo XVII, en Inglaterra. En ese tiempo, debido a la pobreza, una forma de trabajar era emplearse en las grandes casas o palacios, donde también se daba techo y comida.

Un domingo del año, denominado «Domingo de la Madre», a los siervos y empleados se les daba el día libre para que fueran a visitar a sus madres, y se les permitía hornear un pastel (conocido como «tarta de madres») para llevarlo como regalo.

Aunque algunos colonos ingleses en América conservaron la tradición del británico Domingo de las Madres, en Estados Unidos la primera celebración pública del Día de la Madre se realizó en el otoño de 1872, en Boston, por iniciativa de la escritora Julia Ward Howe (creadora del «Himno a la República»).

Organizó una gran manifestación pacífica y una celebración religiosa, invitando a todas las madres de familia que resultaron víctimas de la guerra por ceder a sus hijos para la milicia.

Tras varias fiestas bostonianas organizadas por Ward Howe, ese pacifista Día de la Madre cayó en el olvido.

Fue hasta la primavera de 1907, en Grafton, al oeste de Virginia, cuando se reinstauró con nueva fuerza el Día de la Madre en Estados Unidos, siendo Ana Jarvis, ama de casa, quien comenzó una campaña a escala nacional para establecer un día dedicado íntegramente a las madres estadounidenses.

En memoria de una madre

Luego de la muerte de su madre en 1905, Jarvis decidió escribir a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades para que la apoyaran en su proyecto de celebrar el Día de la Madre, en el aniversario de la muerte de su propia progenitora, el segundo domingo de mayo.

Tuvo muchas respuestas, y en 1910 esta fecha ya era celebrada en casi todo Estados Unidos.

En 1914, el Presidente Woodrow Wilson firmó la proclamación del Día de la Madre como fiesta nacional, que debía ser celebrada el segundo domingo del mes de mayo.
La primera celebración oficial tuvo lugar un día 10 de mayo, por lo que este día fue adoptado por muchos otros países del mundo como la fecha del «Día de las Madres».

En México, los aztecas ya honraban la maternidad

A la madre de Huitzilopochtli

Honrar la maternidad también fue característica de las culturas que poblaron Mesoamérica antes de la Conquista. Una de ellas, la azteca, rendía culto a la madre de su dios Huitzilopochtli, la diosa Coyolxauhqui o Maztli, que según era representada por la luna.

La mitología cuenta que durante la creación del mundo fue muerta a manos de las estrellas, que celosas, le quitaron la vida para que no diera a luz a su hijo Huitzilopochtli, quien representaba al sol, sin embargo, éste sí pudo nacer, venciendo a las tinieblas.

Los indígenas rendían especial tributo a esta diosa y dedicaron a ella hermosas esculturas en oro y plata, que no sólo revelan profundo sentido artístico sino la importancia tan grande que ellos concedían a la maternidad.

La peregrinación al Tepeyac

El más representativo de estos rituales era el celebrado a mediados de la primavera, en el cerro del Tepeyac, con el fin de honrar a la madre de los dioses, Tonantzin, cuyo nombre significa «nuestra madre venerable».

Los festejos a la maternidad entre los aztecas eran de carácter sacro. Peregrinar desde distintos puntos del antiguo México para honrar a Tonatzin, era un acto de comunión cósmica y una ceremonia de reconocimiento a la propia madre.

Tonatzin, como dice la historiadora Bibiana Dueñas, era “la Madrecita”, y tenía por mayor atributo la vida; ella la daba. De allí su importancia y su fuerza más grande.

Era el elemento vital de la sangre y, por lo tanto, también la guerra y la muerte eran sus atributos.

En las fiestas se le invocaba como «madre de las divinidades, de los rostros y los corazones humanos».

Tonatzin aparecía muchas veces, según cuentan, como una señora vestida elegantemente de blanco; de noche gritaba y pregonaba.

Otros dicen que traía una cuna a cuestas, como quien trae a su hijo en ella; iba al mercado y se acomodaba entre las otras mujeres; más tarde desaparecía, abandonando la cuna por ahí.

Cuando las otras mujeres advertían la cuna estaba olvidada, se asomaban a ella y encontraban un pedernal, con el cual se hacían sacrificios en su honor.

La celebración varía de fecha

En la actualidad, esta celebración cambia de fecha según los países.

En España, el día de la madre se celebra el primer domingo de mayo desde 1965, aunque nunca se ha declarado oficialmente y tiene un carácter principalmente comercial y popular.

Los antecedentes se hallan en los años 20. El periodista valenciano Luis Gil Sumbiela, lanzó la idea de celebrar un Día de la Madre inspirado al instituido en Estados Unidos, y se festejó en Valencia, España, por primera vez el 5 de agosto de 1923 dentro de la feria estival de esa ciudad.

En 1925 el funcionario de correos y poeta valenciano Julio Menéndez García publicó un Himno a la Madre, en un folleto en el que proponía la celebración del Día de la Madre en todos los países de habla hispana.

Nunca se produce la declaración oficial, pero en esa época la iniciativa se adopta a nivel local en distintas fechas; así, por ejemplo, en Madrid se celebra un Día de la Madre el 4 de octubre de 1926, y en Granollers el 6 de mayo.

En 1939 el Frente de Juventudes del partido único, FET de las JONS, impulsa la celebración del Día de la Madre coincidiendo con la fiesta de la Inmaculada Concepción, el 8 de diciembre.

En los años sesenta, por iniciativa de una cadena de grandes almacenes (Galerías Preciados), que copia de la costumbre implantada en Cuba, se festeja el primer domingo de mayo.

Aunque las autoridades eclesiásticas optaron por celebrar la fiesta en mayo, dentro del mes consagrado a la Virgen, para recuperar el auténtico carácter de la fiesta de la Inmaculada.

En Brasil

La primera conmemoración se remontaría al 12 de mayo de 1918 en Porto Alegre, y fue organizada por la Asociación Cristo de Mocoa.

En 1932, el entonces presidente Getúlio Vargas, a petición de la Federación Brasileña de Mujeres Feministas para el Progreso, ofició como fecha de celebración el segundo domingo de mayo en todo el país.

La iniciativa formaba parte de la estrategia de las feministas que buscaban valorar la importancia de la mujer en la sociedad, incentivadas por las perspectivas que se abrían tras ganar el derecho a voto en febrero del mismo año.

En 1947, el cardenal arzobispo de Río de Janeiro Jaime de Barros Câmara determinó que esta fecha también fuera parte del calendario oficial de la Iglesia Católica.

En Italia

Su nacimiento se remontaría a la década de 1950, por motivos comerciales y religiosos. Así, en 1956 el senador y alcalde de Bordighera Raúl Zaccari junto al presidente de la Feria de las Flores y de la Planta Ornamental de Bordighera-Vallecrosia Giacomo Pallanca, decidieron celebrar el Día de la Madre en Bordighera, el segundo domingo de mayo de 1956 en el Teatro Zeni.

La fiesta tuvo lugar sucesivamente en el Palazzo del Parco; y al año siguiente, el párroco de Tordibetto di Assisi Otello Migliosi ideó una celebración el 12 de mayo de 1957, pero no para celebrar a las madres en su calidad social y biológica, sino en su gran valor religioso, cristiano e interreligioso, y como tierra de encuentro y diálogo entre sus diferentes culturas.

El 18 de diciembre de 1958 se presentó al Senado un proyecto de ley tendiente a asegurar la creación del Día de la Madre, que provocó rechazo en algunos sectores parlamentarios.

La tradición se expandió gradualmente en Italia, y durante unos cuarenta años siempre cayó el 8 de mayo; solo desde 2000 se ha transformado en una fiesta móvil, que se celebra el segundo domingo de mayo, como en muchos otros países de todo el mundo.

En México

El Día de la Madre se celebra anualmente el 10 de mayo, sin ajustarse a días de la semana como otros países. Este día se habría festejado por primera vez en 1911, pero no fue hasta 1922 cuando se habría institucionalizado por iniciativa del director del Excelsior Rafael Alducín, probablemente influenciado por el Secretario de Educación José Vasconcelos, aunque se sugiere que «esta iniciativa fue en realidad una reacción a un movimiento feminista» yucateco.

La celebración incluye el apoyo de distintos entes estatales, incluyendo además cierta connotación religiosa al vincularse con homenajes a la Virgen de Guadalupe en algunos poblados.

En Panamá

El Día de la Madre el 8 de diciembre. Es También un día de fiesta nacional, en toda la República.

En Chile

Oficialmente el día de la madre es el 10 de Mayo y que por motivos comerciales se desplazó al segundo domingo de dicho mes.

En Bolivia

El Día de la Madre se celebra el 27 de mayo, en conmemoración a las Heroínas de la Coronilla que enfrentaron al ejército realista, durante la Guerra de Independencia de Bolivia el año de 1812 en la Colina de San Sebastián, Cochabamba.

La conmemoración del Día de la Madre en Bolivia fue instituida oficialmente por el presidente Hernando Siles mediante Ley de 8 de noviembre de 1927.

En Venezuela

Es este país caribeño el Día de la Madre se celebra el segundo domingo de mayo, y se organizó el primer “día de las tres madres” el 24 de mayo de 1921 en Valencia, Estado Carabobo, por el doctor Jesús María Arcay Smith, presidente de una asociación llamada “Caridad y Concordia”, quien logró que fuera oficializado por el extinto Concejo Legislativo.

Posteriormente, 82 Concejos Municipales de Venezuela decretaron por igual esta celebración, hasta que en el año 1924 una ley del Congreso Nacional decretaba la celebración anual, en todo el territorio Nacional de “el día de las tres madres”.

Esta celebración, poco a poco fue adaptándose a las festividades internacionales y perdió su nombre original… Hoy la conocemos simplemente como el “Día de las Madres”.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.