COMPARTE


Ejemplo de grafitis realizados en el barrio de Monte Sacro. (Foto EFE)

EFE

Cuatro jóvenes venezolanos han realizado una serie de murales en la periferia de Roma con el objetivo de mostrar su rechazo al consumo de drogas.

Rommer Blanco, Ronald Díaz, Javier di Muro y Wolfgang Salazar han viajado desde la capital de Venezuela, Caracas, hasta Roma con la intención de llevar a cabo este proyecto pictórico, que capta la atención de las personas que pasan por delante de las obras.

El barrio encargado de albergar las composiciones de este grupo de “comunicadores visuales callejeros”, como se autodenominan, ha sido Monte Sacro, en la periferia romana, debido al “vínculo histórico” que mantiene con aquel país.

Y es que fue ahí donde se cree que un joven Simón Bolívar, que se encontraba viajando por algunos países europeos a principios del siglo XIX, llevó a cabo su célebre promesa de liberar a los pueblos latinoamericanos del “poder español”.

Así lo explicó Blanco, uno de los integrantes de este cuarteto, durante una entrevista con Efe, en la que agradeció a dicho barrio de la capital italiana el hecho de que les haya abierto sus puertas aprovechando el ya mencionado “legado histórico” que les une.

Blanco señaló que él y el resto de sus colegas han viajado a Italia para aprender, pero también para “transmitir un mensaje”.

De este modo, cuatro son los murales que estos jóvenes han plasmado, espray en mano, en los muros romanos, cada uno con una simbología y un significado diverso, si bien todos con la estética dinámica y colorida del arte urbano.

El primero de todos hace referencia a la problemática que rodea al consumo de alcohol y de drogas y en el mismo, aunque se intercalan crudas alegorías de la dependencia a los estupefacientes y las trágicas consecuencias que acarrea, también se muestra una solución: “La libertad consciente”.

Y es que para estos jóvenes la solución a la drogadicción no pasa por el control por parte del sistema sino por la voluntad de cada ciudadano de conocer la realidad que rodea a esta circunstancia y en la interacción y el intercambio de impresiones entre ellos a este respecto.

Blanco aseguró que la acogida de estas pinturas ha sido excepcional y que él y sus amigos han recibido propuestas por parte de algunos comerciantes de la zona en la que han trabajado para que pintaran sus puertas, algo que finalmente no ha podido ser, según lamentó, por una cuestión de tiempo.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.