COMPARTE

Mario Lisson disfruta ser figura dentro de Magallanes pero desea llegar a las Mayores

Nayibeth Silva Molero || @nayibethsilva

Un muchacho caraqueño de familia peruana que nunca imaginó su vida ligada a la pelota. Ese fiel fanático de Tiburones de La Guaira saltaba hace más de una década la reja de gradas del estadio Universitario para acercarse a sus ídolos y se convertiría más adelante en uno de ellos. Hoy en día, Mario Lisson no desea otra cosa que seguir vistiendo el uniforme de Navegantes del Magallanes, hasta el último encuentro de su carrera en Venezuela. 

“Crecí viendo a los Tiburones, pero deseo terminar mi carrera con Magallanes”, es algo que se mantiene en la mente de uno de los jugadores con mayor compromiso por esta franquicia. 

Muchos lo conocen como “Supermario”, que con facilidad se ha ganado el cariño de toda la fanaticada magallanera y ha podido adoptar esta organización como su familia. De chamo dio sus primeros pasos en el equipo Santa Fe acompañado por su madre, en donde nunca pasó por su cabeza ni la de su familia lo que le preparaba el destino. 

“Yo crecí visitando el estadio y apoyando a los Tiburones. Mi mamá siempre lo dice… ¿Quién se iba a imaginar que yo iba a alcanzar todas estas cosas? Viniendo de una familia peruana donde el beisbol era ajeno a nosotros, pero es sorprendente todo lo que ha pasado en mi vida”, confesó. 

Daniel Alzualde tuvo mucho que ver en la carrera de Lisson. Siendo su mánager fue una figura clave en el principio de su historia. El antiguo careta de Caribes de Anzoátegui se dedicó junto a la familia Pacheco en guiar a Lisson por el camino correcto. 

Mario lleva el nombre su padre, un hombre que le enseñó la ética del trabajo y quien se vino a este país desde muy joven a cargo de una imprenta. Mientras que su hermano lo acompañó como cómplice para ir a todos los juegos del conjunto salado.    

“Hace años era una simple reja que nos brincábamos empezábamos desde gradas y para el quinto episodio nos íbamos a preferencia en ese entonces. Cuando se acababa el juego estábamos encima del dugout, Samir coleccionaba las barajitas nos quedamos allí”, destacó este seguidor de Carlos “Café” Martínez y Felipe Lira. 

El gran día llegó. Todas las miradas estaban puestas en él cuando debutó con Caracas para el 2007, justo la temporada donde se retiraba el gran Omar Vizquel. Este chico lució al igualar el récord Luis Raven de más jonrones para un novato. Pero todo no fue color de rosa. 

“El año que debuté tuve la suerte de jugar con Vizquel. Era un novato, di los jonrones pero también hice errores que costaron. Lo que yo viví ese año no me gustaría que ningún muchacho lo viviera, en cuanto a lidiar para la fanaticada y para mi familia”, señaló el caraqueño y seguidor del Caracas FC en el balompié criollo. 

“Solamente quiero un día”

Las Grandes Ligas han sido un sueño desde el primer momento que decidió jugar. Lisson ha podido manejar con madurez todo este tiempo de ligas menores, en donde ha esperado aquel llamado que muchos peloteros esperan de entrar en el “mejor beisbol del mundo”. El mantenerse positivo y trabajando no le corta las esperanzas de llegar tan un solo día. 

“Yo solamente quiero un día, no quiero una carrera, un récord, una Serie Mundial, yo quiero un solo día para sentir que lo logré por todo el sacrificio que se ha hecho desde que firmé en 2002.Todavía estoy activo y con la oportunidad de lograrlo”, expresó el infielder de 31 años. 

Quizá muchos fanáticos que siguen su trayectoria, se preguntan ¿Cómo ha podido manejarlo? 

“Es un poquito frustrante honestamente. Algunos me dicen que yo soy un grandeliga disfrazado por las cosas que hago y yo trato de seguir activo con trabajo, si no llega seguiremos trabajando”, así lo ha podido ver. 

No hay ninguna duda que la mayor motivación es su pequeño Ian, quien junto a Valeria Sciuto, su esposa, ha podido seguir de pie en todo este largo camino que aún le falta por recorrer. 

Mario lo caracteriza su sencillez, quien le abrió las puertas a El Carabobeño y cerró esta entrevista con un buen café.

Círculo De Espera

  ¿Qué te gusta comer?

Cebiche de pescado y lo sé hacer. 

  ¿Tienes una cábala en especial?

Tengo como 70 (risas). Pero siempre tengo que dar gracias antes de cada juego eso no falla así sea una caimanera. 

  ¿De no ser pelotero qué hubieras sido?

Político, cuando estaba en el liceo quería irme por Estudios Internacionales. 

  ¿A quién admiras?

A mis padres y Andrés Galarraga en el beisbol. 

  ¿En cuanto a la selección?

Siempre a la orden, yo he representado a Venezuela una sola vez en mi vida y en el de Taiwán no pude ir por compromisos familiares. 

  ¿Quiénes han estado allí?

Mi esposa y mi hijo. En Magallanes son varios. Richard Hidalgo ha estado firme conmigo y Gregorio Machado que sabe tranquilizarme, también Adonis García, somos casi hermanos.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.