COMPARTE


En algunos negocios se han ahorrado la molestia de responder. (Foto Andrews Abreu)

Dayrí Blanco

Parece un juego. “Yo llevo seis”, “y yo cuatro”, se escucha en las afueras de las farmacias. Pero no gana quien diga el número mayor. No se trata de eso. Gana quien tenga la suerte de conseguir el medicamento que necesita sin importar cuántos establecimientos ya haya recorrido.

En algunos negocios se han ahorrado la molestia de responder el acostumbrado “no hay”. Una larga lista de remedios agotados en los inventarios ha sido instalada en varios locales. Si un proveedor le despacha alguno, no es borrado. En menos de una hora se convierte nuevamente en producto ausente.

Las colas de clientes en las farmacias son indicativas de que algún medicamento escaso están ofreciendo. Alexander González decidió pararse en una. Ya se había paseado por cinco negocios y en ninguna había logrado encontrar la pastilla para la tensión que buscaba.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.





Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.