Compradores hacen largas colas en los supermercados. (Foto Andrews Abreu)

Cristhopher Borrero

Entre dos y cuatro horas puede durar algún producto regulado en un supermercado. Pese a las restricciones y controles implementados, como la venta por terminales de cédula, el problema de fondo es el desabastecimiento y el suministro oportuno, consideró Nerbys Navas.

El comprador apuntó que cada vez es peor poder conseguir algo. “Hoy por lo menos conseguí harina de maíz, por suerte que me tocaba el número”. Sin embargo los 200 bultos de harina precocida de maíz se vendieron en menos de tres horas. Fuentes internas de un establecimiento revelaron que las órdenes de compra y pedidos se emiten con antelación, pero los proveedores pueden tardar días, quincenas y meses en cumplir con el pedido, a veces muy por debajo de lo que se esperaba.

La llegada de un cargamento de leche en polvo generó exaltación en los compradores. Ciudadanos se formaron en fila para adquirir leche en un automercado de la avenida Bolívar de Valencia. En menos de 10 minutos la cola alcanzó grandes proporciones, al cubrir casi una cuadra del comercio.

””




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.