COMPARTE


La delincuencia volvió a arremeter contra la familia Richani. (Foto El Carabobeño)

Beatriz Rojas | Brojas@el-carabobeno.com

La delincuencia volvió a arremeter contra la familia Richani, pues murió de forma violenta otro de sus miembros. Se trata de Khaled Richani Assaf, de 71 años, padre del exfiscal nacional con competencia en aduanas, Gamal Richani Nasser, quien fue asesinado en noviembre de 2005 aparentemente por unos sicarios, cuando salía de un restaurant en el centro comercial Sambil.

Khaled Richani Assaf vivía en la urbanización Prebo, pero prefería pasar el día en una pequeña finca de su propiedad ubicada en el sector Los Mangos, de Naguanagua, detrás del hospital universitario Angel Larralde.

De acuerdo a lo indicado por algunos familiares, llegó a la finca temprano acompañado por dos trabajadores. Al poco tiempo entraron tres sujetos armados y los sometieron.

A uno de los empleados lo encerraron en un cuarto después de haberlo atado de pies y manos. Al anciano lo obligaron a firmar tres cheques por 20 mil bolívares cada uno, y lo ataron. Dos de los delincuentes se llevaron al otro trabajador para el centro comercial Metrópolis, y lo obligaron a cobrar los cheques.

El banco solo pagó dos. Los sujetos al obtener el dinero dejaron en libertad al trabajador, no sin antes quitarle el teléfono celular.

Como había memorizado el número telefónico de uno de los hijos del anciano, le pasó un mensaje indicándole lo que ocurría. Este se trasladó de inmediato a la finca y encontró a su padre ahorcado en la puerta principal. Su victimario había huido.

Los parientes de Richani presumen que una vez que cobraron los cheques, los otros dos delincuentes se comunicaron con el que estaba en la finca, y éste procedió a ahorcarlo. También estiman que tal vez lo habían matado antes de cobrar los cheques.

Los delincuentes se llevaron una camioneta Silverado, propiedad de Richani, así como algunos electrodomésticos, una pistola Glock y un revólver 357.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.