(Foto Archivo)

AP

El número dos en la jerarquía del Vaticano y ex nuncio a Venezuela participará de la Cumbre de las Américas como emisario papal, informó el jueves el anfitrión Panamá. Será la primera vez que un representante apostólico asiste a esta cita continental.

La vicepresidenta y canciller Isabel De Saint Malo dijo que por invitación de Panamá, el papa Francisco decidió enviar a la reunión del 10 y 11 de abril al secretario de Estado del Vaticano, el cardenal Pietro Parolin, ex Nuncio Apostólico en Venezuela. El alto funcionario de la Santa Sede llegó a Venezuela en 2009 durante el gobierno del extinto presidente Hugo Chávez, aunque cuatro años después se convierte en el segundo hombre en importancia del Vaticano.

De Saint Malo insistió en que se trató de una invitación de Panamá como país anfitrión y que extendió a otros secretarios generales de organismos internacionales, como el de las Naciones Unidas, que también estará en la cita.

«El Santo Padre ha delegado en su primer ministro para que traiga un mensaje suyo», señaló De Saint Malo a una pregunta de The Associated Press durante un recorrido por el centro de convenciones donde se realizará la cumbre. «Tenemos un papa latinoamericano, entonces, es oportuno el momento para un mensaje suyo a un espacio de deliberación de las Américas y eso será parte de la inauguración».

El Vaticano trató el año pasado de moderar negociaciones entre el gobierno del presidente Nicolás Maduro y opositores para calmar disturbios antigubernamentales, pero la gestión terminó sin mayores avances.

La séptima cita en Panamá se perfila histórica porque por primera vez se espera la asistencia de todos los líderes del hemisferio, incluso el de Cuba que había estado ausente en las seis versiones anteriores.

Si bien Panamá propuso que en la cumbre los dirigentes se concentren en alcanzar consensos para llevar la prosperidad a sectores de pobreza, la atención aparece centrada en la reciente profundización de la crisis entre Estados Unidos y Venezuela, así como la histórica decisión de Washington y La Habana de restablecer sus relaciones diplomáticas.

De Saint Malo dijo que no ve problemas en que miembros de la disidencia cubana u otras personalidades o agrupaciones con pensamientos distintos asistan al foro de la sociedad civil, uno de los cuatro que se realizarán los días previos a la inauguración de la cumbre. Las conclusiones y recomendaciones que salgan de ese foro serán entregadas a los líderes antes de la apertura el viernes por la noche.

«Las diferencias son parte de la democracia y el diálogo es la herramienta para enfrentar esas diferencias; el foro de la sociedad civil está previsto para eso», manifestó. «Nosotros celebramos la llegada a Panamá de distintos pensamientos, de distintas corrientes». Agregó que el rol de Panamá es servir de facilitador para ese diálogo en un ambiente de respeto y de altura.




Estimado lector: El Diario El Carabobeño es defensor de los valores democráticos y de la comunicación libre y plural, por lo que los invitamos a emitir sus comentarios con respeto. No está permitida la publicación de mensajes violentos, ofensivos, difamatorios o que infrinjan lo estipulado en el artículo 27 de la Ley de Responsabilidad en Radio, TV y Medios Electrónicos. Nos reservamos el derecho a eliminar los mensajes que incumplan esta normativa y serán suprimidos del portal los contenidos que violen la Constitución y las leyes.